Última hora

Última hora

Médicos Sin Fronteras pide una investigación internacional independiente del ataque en Kunduz

El “error” estadounidense de atacar un hospital de Médicos Sin Fronteras en Kunduz, Afganistán, no quedará en un Mea Culpa. Es al menos lo que

Leyendo ahora:

Médicos Sin Fronteras pide una investigación internacional independiente del ataque en Kunduz

Tamaño de texto Aa Aa

El “error” estadounidense de atacar un hospital de Médicos Sin Fronteras en Kunduz, Afganistán, no quedará en un Mea Culpa. Es al menos lo que sostiene la organización humanitaria que se dice dispuesta a llegar hasta el final para que no se archive sin más el bombardeo que costó la vida a 22 personas, entre ellas, 12 empleados de la ONG.

Joanne Liu, presidenta de Médicos Sin Fronteras:
“Es muy importante que de alguna manera se esclarezca lo sucedido, y que como comunidad, reafirmemos que estamos respaldando la Convención de Ginebra. Si no, como personal humanitario, nos será imposible seguir trabajando”.

Médicos Sin Fronteras pide una investigación internacional independiente que se sumaría a la ya iniciada por Estados Unidos, la Otan y las fuerzas afganas sobre el bombardeo el pasado tres de octubre del hospital de Kunduz, establecido hace cuatro años. Inmediatamente después del bombardeo, Estados Unidos aseguró que sus propias fuerzas estaban siendo atacadas y habían pedido cobertura aérea, pero luego cambiaron de versión:

General John Campbell, máximo responsable militar de Estados Unidos en Afganistán:
“El tres de octubre, las fuerzas afganas solicitaron ayuda aérea estadounidense tras convertirse en blanco de ataques enemigos. En ese momento se organizó una operación aérea para eliminar la amenaza talibán y varios civiles fueron alcanzados por error. Para que quede claro: la decisión de enviar apoyo aéreo fue una decisión de Estados Unidos y se tomó exclusivamente dentro de la cadena de mando estadounidense. El hospital fue bombardeado por error. Nuca atacaríamos deliberadamente un establecimiento médico”.

Médicos sin Fronteras subraya la incoherencia entre las diferentes versiones, a las que se añaden las declaraciones de responsables afganos asegurando que fue un bombardeo deliberado en respuesta a un ataque de los talibanes.

General Dawlat Waziri, portavoz del ministerio de Defensa afgano:
“La ciudad está bajo nuestro control, no hay problema. Las zonas donde el enemigo se escondía y utilizaba a personas como escudos humanos, vuelven a estar en nuestro poder. Ya no hay resistencia en la ciudad de Kunduz”.

La ONG asegura en cambio que no había combates en los alrededores del hospital en Kunduz y que comunicaron al Ejército estadounidense las coordenadas precisas del hospital para evitar ser objeto de un bombardeo. La creación de la comisión internacional independiente, un mecanismo previsto en la Convención de Ginebra, requiere que al menos uno de los países firmantes apoye la petición, por lo que MSF está ya en contacto con los países signatarios del protocolo. La organización se planteará denunciar el carácter “criminal” del bombardeo una vez que la comisión independiente presente sus conclusiones.