Última hora

Última hora

Lukasenko se reelige el domingo tras 21 años presidiendo Bielorrusia

Alexander Lukasenko es considerado el último dictador de Europa por las cancillerías occidentales, pero su cautelosa actitud en relación con la

Leyendo ahora:

Lukasenko se reelige el domingo tras 21 años presidiendo Bielorrusia

Tamaño de texto Aa Aa

Alexander Lukasenko es considerado el último dictador de Europa por las cancillerías occidentales, pero su cautelosa actitud en relación con la crisis ucraniana le ha hecho ganar puntos en Bruselas.

Durante todo el viernes votaron militares y policías que el domingo estarán en estado de alerta. La Unión Europea estimula los gestos de apertura del jefe del estado bielorruso y su actitud frente a Rusia. El consejo de ministros de Exteriores que se reunirá el lunes considerará que ha habido un clima “aceptable“en las elecciones simplemente con que no exista represión durante los comicios ni vuelva a detener a más opositores.

Lukasenko se gana cierta tolerancia internacional con gestos como el que realizó el martes pasado cuando rechazó el establecimiento de una base aérea rusa en su país y aseguró que nunca mantuvo negociaciones con Moscú sobre este asunto

La suavización de las sanciones por parte de la Unión Euiropea será un “gesto”, para responder a la liberación por parte de las autoridades bielorrusas a finales de agosto de seis presos políticos.

La Unión Europea prevé suspender antes de finales de mes dependiendo de como se desarrollen las elecciones. Si Lukasenko sigue el mismo camino fuentes de la Unión Europea señalaron incluso que podrían “prorrogarse las sanciones cuatro meses”, pero al mismo tiempo “suspender” su aplicación.

Esa decisión afectaría a las sanciones impuestas contra unas 150 personas, incluido el presidente Alexander Lukashenko, pero no a otras acordadas contra bancos y otras entidades.

El presidente bielorruso no ha respaldado la anexión rusa de la península de Crimea y tampoco a los separatistas ucranianos prorrusos. Nunca ha reconocido la independencia de las regiones secesionistas georgianas de Osetia del Sur y Abjasia, y ha mantenido abiertos tanto los canales políticos como comerciales con la vecina Ucrania.

Presidió en Minsk tanto en septiembre de 2014 como en febrero pasado las negociaciones de paz entre Kiev y los rebeldes, a las que asistieron también los líderes de Rusia, Alemania y Francia.

Los seis detenidos liberados por Lukasenko eran considerados presos políticos por Bruselas, que reclamó insistentemente a Lukashenko su puesta en libertad antes de las elecciones del domingo.