Última hora

Última hora

Miles de migrantes llegan a Eslovenia en su nueva ruta tras el cierre de la frontera húngara

En este paso fronterizo en Eslovenia, un gran dispositivo policial controla que inmigrantes y refugiados suban a autobuses tras llegar desde Croacia

Leyendo ahora:

Miles de migrantes llegan a Eslovenia en su nueva ruta tras el cierre de la frontera húngara

Tamaño de texto Aa Aa

En este paso fronterizo en Eslovenia, un gran dispositivo policial controla que inmigrantes y refugiados suban a autobuses tras llegar desde Croacia. Después de registrarles, serán conducidos hasta Austria, a partir de donde muchos continuarán camino hacia Alemania.

Más de tresmil siguieron el sábado esta nueva ruta, después de que Hungría cerrara su frontera con Croacia, como ya hiciera hace un mes con la de Serbia. El inacabable flujo de migrantes, procedentes de Asia y Oriente Medio, amenaza con saturar las infraestructuras de Eslovenia, un país de solo dos millones de habitantes que ya ha anunciado que no admitiría la entrada de más de 2500 personas por día, y ha pedido ayuda logística al ejército.

Mientras en Letenye, una localidad húngara en la frontera con Croacia, festejan cómo la medida decidida por el Gobierno del conservador Viktor Orban ha devuelto la tranquilidad a sus habitantes.

“En los últimos días”, comenta su alcalde, “se desplegaron por el pueblo muchos agentes de la policía antidisturbios, les ofrecimos alojamiento en diferentes lugares. Ahora mismo han vuelto a su tarea en el puente de Mura, en el antiguo cruce fronterizo”.

En lo que va de año casi 400 000 refugiados han pasado por este país para llegar a Austria o Alemania.

“Hasta ahora no hemos visto inmigrantes”, comenta encantada esta mujer. “Espero no ver a ninguno en el futuro. Los soldados vienen y van. Pero afortunadamente no pasa nada más. Espero que la situación siga así”.

Hungría ha construido una valla con alambre de espino en la frontera con Croacia, como hizo con la de Serbia.
El nuevo cierre ha hecho que la entrada de migrantes bajara en más de cinco mil personas del viernes al sábado.

Orban insiste en su obligación de proteger las fronteras de la Unión Europea de la ola de migrantes, la mayoría musulmanes que amenazan, asegura, los valores europeos.