Última hora

Última hora

Los retos del nuevo Gobierno polaco

La derecha vuelve al poder en Polonia. Los conservadores de Ley y Justicia se llevaron las elecciones legislativas. Jaroslaw Kaczynski, el líder del

Leyendo ahora:

Los retos del nuevo Gobierno polaco

Tamaño de texto Aa Aa

La derecha vuelve al poder en Polonia. Los conservadores de Ley y Justicia se llevaron las elecciones legislativas. Jaroslaw Kaczynski, el líder del partido, y Beata Szydlo, la futura primera ministra, ganaron su apuesta y confirmaron el giro hacia la derecha que ha dado el país.

En mayo, Andrzej Duda se alzó con la presidencia de Polonia. Este joven abogado dio la sorpresa al ganar las elecciones y tomó posesión en agosto. Aunque la Constitución limita su papel, Duda ha hecho todo lo posible para llevar adelante el programa de su partido.

Un programa de corte conservador y que algunos tachan de populista. Tanto en política interior como en política exterior. El partido Ley y Justicia ha hecho promesas muy atractivas: bajada de impuestos, reducción de la edad de jubilación, aumento de las ayudas sociales. Falta por saber si el giro hacia la derecha supondrá también un acercamiento a los preceptos de la Iglesia.

A nivel internacional, la gestión de la crisis de los inmigrantes será sin duda uno de los primeros asuntos en los que saldrá a la luz su verdadera orientación política. Es de sobra conocida la simpatía que se profesan Kaczynski y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán. No resultaría extraño ver un frente común de los dos países en temas como las cuotas y a la acogida de los refugiados. El euroescepticismo, el nacionalismo y un acercamiento a Estados Unidos estarán sin duda entre sus políticas.

“Tenemos que poner el énfasis en la importancia de Polonia como un país que defiende los intereses de sus ciudadanos”, decía la futura primera ministra.

Defender sus intereses aunque eso suponga enfrentarse a sus socios europeos. Así sucedió entre 2005 y 2007, cuando los gemelos Kaczynski llevaban las riendas del país y la beligerancia entre Polonia y Alemania fue latente.

Sin darle la espalda a Europa pero tampoco sin someterse a su voluntad. La Polonia de los hermanos Kaczynski no escondía su amistad con Estados Unidos y su voluntad de privilegiar su relación con los estadounidenses.

En Polonia, la derecha ha conseguido una clara victoria en las elecciones legislativas del domingo.

Ley y Justicia podrá formar gobierno en solitario. Para comprender mejor lo que este resultado supone para Polonia y Europa, nos acompaña Dominika Cosic, corresponsal polaca en Bruselas.

Nelson Pereira, euronews:

Buenos días. ¿Cómo explica la victoria de los conservadores de Ley y Justicia?

Dominika Cosic

“Antes de nada, no hay que tener miedo. Hay que darles una oportunidad. Existe más de una razón que justifica su victoria. En primer lugar, los polacos estaban cansados después de ocho años de gobierno de Plataforma Cívica. Hasta Donald Tusk admitió en una charla con periodistas polacos que se necesitaba un cambio.

Este resultado también se explica por el voto de una nueva generación. Hace diez años se decía que los votantes de Ley y Justicia eran personas mayores, sin estudios superiores, más bien de provincias; y que los jóvenes con estudios, urbanitas y usuarios de internet votaban a Plataforma Cívica. Ahora vemos un cambio. En estas elecciones, Ley y Justicia ha tenido un gran apoyo de los jóvenes universitarios”.

Nelson Pereira, euronews:

¿Veremos con este Gobierno un cambio importante en política exterior? Me refiero a Rusia, Ucrania, la crisis de los refugiados…

Dominika Cosic:

“En lo que se refiere a Ucrania, Polonia no va a cambiar mucho su política. Puede que haya un apoyo aún mayor a la Ucrania democrática y soberana. En relación a Rusia, el anterior Gobierno estrechó relaciones con Moscú pero hace un año y medio la situación se fue deteriorando por la guerra en Ucrania y la anexión de Crimea. Rusia es un socio difícil. Algunos políticos en Europa se preguntan cómo serán las relaciones con Alemania. En las últimas semanas, los alemanes cometieron un gran error con el proyecto del gasoducto Nord Stream 2, que amenaza la seguridad energética de Polonia. El nuevo Gobierno se enfrentará a ese proyecto, que cuenta con el apoyo de la canciller alemana. En el tema de los refugiados, seguramente el nuevo ejecutivo no vaya a renegociar el acuerdo firmado con Bruselas para acoger a 7.000 refugiados. El único problema puede ser la decisión de recibir aún más. El nuevo Gobierno va a querer centrarse en la necesidad de reforzar las fronteras exteriores de la Unión Europea y en dar más poder a la agencia Frontex”.

Nelson Pereira, euronews:

¿Cuáles son los principales desafíos del nuevo Gobierno?

Dominika Cosic:

“El partido ha hecho muchas promesas, como bajar la edad de jubilación y dar una ayuda a la natalidad para invertir las tendencias demográficas en Polonia”.