Última hora

Última hora

El azafrán iraní busca el reconocimiento internacional propio tras las sanciones

Irán no solo posee ‘oro negro’, el petróleo, sino también el llamado ‘oro rojo’, el azafrán. Con el progresivo levantamiento de las sanciones

Leyendo ahora:

El azafrán iraní busca el reconocimiento internacional propio tras las sanciones

Tamaño de texto Aa Aa

Irán no solo posee ‘oro negro’, el petróleo, sino también el llamado ‘oro rojo’, el azafrán. Con el progresivo levantamiento de las sanciones occidentales a Teherán por el acuerdo nuclear, los productores de esta codiciada especia para las comidas pero también las industrias farmacéutica y química esperan ahora ampliar su presencia en el mercado internacional.

“Estamos preparados para cultivar un producto saludable y orgánico, pero desafortunadamente lo exportan otros”, se lamenta a Euronews Rasoul Bolbol, el patrón de una fábrica de azafrán. “Lo hacen hacia otros países con sus propias marcas”.

Históricamente el azafrán se ha cultivado en las provincias de Jorasán, una región del noreste del país que hace frontera con Turkmenistán y Afganistán. Los agricultores recogen la flor y la venden en los mercados locales. Después, en las fábricas se extraen los pequeños estigmas secos que contienen propiamente la especia. Irán produce el noventa por ciento mundial: alrededor de doscientas mil toneladas anuales.

“Ahora, las sanciones se terminan”, se felicita Hadi Movahedan, presidente de Torbat-e-Heydarieh Dried Nuts and Saffron Guild, una compañía de nueces y azafrán. “Deberíamos poner en marcha un plan preciso para exportar el azafrán empaquetado directamente con nuestra marca hacia diferentes países”.

Precisamente, uno de los mayores importadores de azafrán es España que es a su vez el segundo productor mundial. La queja de los fabricantes iraníes es que empresas españolas luego lo revenden como exportación propia. En Irán, solo se consume entre el diez y el quince por ciento de la producción. Y el precio en el mercado internacional puede alcanzar los 40.000 euros por kilo.

“El oro rojo iraní, como se le conoce mundialmente, todavía no ha conseguido hacerse con el hueco merecido en el mercado internacional con nombres de marcas del país”, explica desde Jorasán el corresponsal de Euronews, Javad Montazeri. “Aunque los productores en Irán desean poder introducir su propia distribución una vez se acaben las sanciones”.