Última hora

Última hora

Bélgica: "Aquellos combatientes belgas que vuelvan, su sitio está en la cárcel"

Los familiares y los amigos de Bilal Hadfi, que detonó su carga explosiva en el Estadio de Francia, son el objeto de seis operaciones centradas en el

Leyendo ahora:

Bélgica: "Aquellos combatientes belgas que vuelvan, su sitio está en la cárcel"

Tamaño de texto Aa Aa

Los familiares y los amigos de Bilal Hadfi, que detonó su carga explosiva en el Estadio de Francia, son el objeto de seis operaciones centradas en el conocido barrio de Molenbeek y otras zonas de la aglomeración de Bruselas.

El primer ministro belga ha comparecido ante los parlamentarios para exponer las nuevas medidas de seguridad. Charles Michel ha dicho que “impedir que los jóvenes partan a las zonas de combate no es suficiente. Debemos impedir, también, que vuelvan a pisar nuestro suelo a todos aquellos que no sean belgas. Y a los que vuelvan, su sitio está en la cárcel.”

El jefe del gobierno ha rechazado las críticas sobre los fallos de sus servicios de seguridad respondiendo a aquellos que han tildado a Bélgica de “punto débil” de la política de seguridad europea. Charles Michel ha recordado que la operación antiterrorista de Saint-Denis pudo impedir otro atentado gracias a las informaciones aportadas por los equipos belgas.

El informe estadounidense que saca los colores a los servicios de seguridad belgas”

El jefe del gobierno belga sabe, sin embargo, que tendrá que rendir cuentas tras la revelación de un informe realizado por las autoridades estadounidenses, en mayo, que alertaba a las belgas sobre la amenaza que representaban varios de los yihadistas implicados en los ataques de París, entre ellos Abdelhamid Abaoud, el presunto cerebro de los atentados, cuya célula fue desmantelada en enero.

El informe evoca de manera explícita a Abdelhamid Abaoud y la hipótesis de que el yihadista belga haya intentado hacer creer que murió luchando en las filas del grupo Estado Islámico en Siria para que las autoridades belgas dejaran de buscarlo.

Una importante operación antiterrorista llevada a cabo, en enero, por la policía belga, en particular en Verviers, se saldó con la muerte de dos yihadistas pertenecientes a un grupo en el que estaba implicado Abaoud y que planificaba cometer atentados de manera inminente.

El primer ministro ha detallado las nuevas medidas en materia de seguridad que no han suscitado grandes disensiones en el conjunto de los parlamentarios.

Para empezar ha anunciado un presupuesto de 1 400 millones de euros necesario para la puesta en marcha de este paquete de medidas que no difieren en demasiado de las adoptada por Francia, aunque París, se ha dotado de un marco de excepción al prolongar durante tres meses el estado de emergencia.

Diferencias entre las medidas de seguridad propuestas por Bruselas y París

La diferencia entre Bélgica y Francia radica en que los servicios de seguridad belgas, la Seguridad del Estado, está tutelada por el ministerio de la Justicia (los servicios de información y de seguridad, la otra ala de la seguridad del Estado, están controlados por el ministerio de Defensa). No es un dato anodino puesto que en Francia, las nuevas medidas de seguridad y la ley que rige los servicios de información son prerrogativa del ministerio del Interior, es decir, sin control de los jueces, mientras que en Bélgica, las técnicas utilizadas por los servicios de información (escuchas telefónicas, registros, vigilancia de vehículos o domicilios) están, siempre, bajo el control del poder judicia.

Las principales medidas de seguridad propuestas por el primer ministro belga:

-Refuerzo de los controles fronterizos.

-Despliegue de 520 militares suplementarios.

-Revisión del códido de instrucción criminal con una ampliación de las técnicas utilizadas por los servicios de información.

-Detención provisional de 72 horas en lugar de 24 para los actos terroristas.

-Registros 24 al día para las infracciones terroristas.

-Fin de la excepción que prohibía los registros entre las 21h y las 5h de la madrugada.

-Todos los combatientes que vuelvan del extranjero irán a prisión cuando entren en suelo belga.

-Brazalete electrónico para las personas fichadas por ser consideradas una “amenaza real”.

-Puesta en marcha del PNR belga, un sistema de registro de los pasajeros aéreos, una medida que avanza, también, en el Parlamento francés.

-Medidas contra los predicadores radicales que van del arresto domiciliario a la expulsión del territorio.

-Fin del anonimato de los cartas telefónicas de prepago.

-Desmantelamiento de los lugares de culto no registrados.

-Un plan de prevención para el barrio de Molembeek.

-Una mayor televigilancia de los puestos de trabajo sensibles.

-Extensión de la videovigilancia con cámaras de reconocimiento.

-Adaptación de la legislación que concierne al estado de urgencia.

-Cierre de las páginas de internet que hagan apología del odio.