Última hora

Última hora

Bruselas mantiene este lunes la alerta máxima terrorista

En la capital belga el metro seguirá cerrado, igual que las escuelas. Se va a aumentar el dispositivo de seguridad ya en marcha y se reducirán al mínimo las agendas culturales y políticas

Leyendo ahora:

Bruselas mantiene este lunes la alerta máxima terrorista

Tamaño de texto Aa Aa

Bélgica mantiene el nivel máximo de alerta terrorista este lunes en la región de Bruselas. En el resto del país, la alerta es alta igualmente.

Punto de vista

"Esta amenaza es precisa e inminente. Tememos que varios terroristas, aunque no sabemos exactemente cuánto, podrían pasar a la acción con un modus operandi similar a lo ocurrido en París: guerrilla urbana con armamento pesado"

En la capital esto se traduce en que el metro seguirá cerrado, igual que las escuelas. Se va a aumentar el dispositivo de seguridad ya en marcha y se reducirán al mínimo las agendas culturales y políticas.

Charles Michel, Primer ministro de Bélgica:

“ La amenaza sigue considerada al mismo nivel que el día anterior, como grave e inminente- decía anoche el Primer ministro belga- Prestamos una atención especial al transporte público y confirmo que el metro cerrará también este lunes”

A estas horas es imposible determinar cuándo el Gobierno belga decidirá reevaluar la alerta, como señala nuestro corresponsal en Bruselas.

James Franey, euronews, Bruselas:

“ Las autoridades belgas dicen que quieren asegurarse de que la situación se normalice en Bruselas lo antes posible. Lo que no está claro es por cuánto tiempo seguirá activa esta alerta terrorista”

El país vive medidas excepcionales desde hace 72 horas por una amenaza precisa e inminente, como recordaba el ministro de Exteriores, Didier Reynders.

Didier Reynders, ministro de Asuntos Exteriores de Bélgica:

“ Esta amenaza es precisa e inminente. Tememos que varios terroristas, aunque no sabemos exactemente cuánto, podrían pasar a la acción con un modus operandi similar a lo ocurrido en París: guerrilla urbana con armamento pesado”

El domingo el centro de la capital belga parecía una ciudad en estado de sitio bajo toque de queda, con comercios, bares y resturantes cerrados o sin clientes.