Última hora

Última hora

Homenaje al cine canadiense en el Festival de Marrakech

Leyendo ahora:

Homenaje al cine canadiense en el Festival de Marrakech

Tamaño de texto Aa Aa

Una delegación liderada por el director Atom Egoyan recorrió la alfombra roja del Festival de Marrakech para participar en un homenaje especial al

Una delegación liderada por el director Atom Egoyan recorrió la alfombra roja del Festival de Marrakech para participar en un homenaje especial al cine canadiense.

La actriz y directora Carole Laure y el director Brandon Cronenberg que sigue los pasos de su padre, formaban parte del grupo de talentos invitado.

Euronews pudo hablar con Egoyan sobre el cine canadiense y sobre sus desafíos.

“Creo que deberíamos hablar de los varios cines canadienses, como el cine de Quebec, explica Egoyan. Este cine ha sido capaz de forjarse una identidad gracias al hecho de tener su propia lengua. El cine canadiense en inglés es diferente porque hablamos la misma lengua que Estados Unidos. Las diferencias culturales propias del cine canadiense son muy sutiles. Pero hay películas que podemos hacer en inglés en Canadá que nunca serían realizadas en Estados Unidos. Como por ejemplo este nuevo filme ‘Remember’, se trata de un guión estadounidense que nunca hubiese sido rodado en Estados Unidos porque es considerado como una historia no comercial”.

Entre las películas en competición en Marrakech se encuentra la primera dirigida por el joven canadiense Stephen Dunn, “Closet Monster”. Dunn obtuvo el premio al mejor largometraje canadiense en la última edición del Festival de Cine de Toronto.

Stephen Dunn asegura que es buen momento para ser joven director en Canadá.

“Ahora mismo existe una energía muy especial en Canadá. Hay muchísimos jóvenes directores, como mi amigo Andrew Cividino que también está aquí en el festival, y Xavier Dolan. Es como si una nueva voz estuviese emergiendo. Como digo, es un buen momento para trabajar en Canadá, para hacer películas”, afirma Dunn.

El director turco-alemán Fatih Akin viajó hasta Marrakech para ofrecer una clase magistral. Akin formó parte del jurado del festival en 2013 bajo la presidencia de Martin Scorsese.

“Es un festival importante. Es importante que ocurra en un contexto árabe, en un entorno árabe e islámico. Es bueno mostrar que, a pesar de todo lo que se dice sobre lugares del mundo árabe o del mundo islámico, a pesar de las malas noticias, en estos sitios se hace mucho arte, muchísimo. Aquí se crean muchas más cosas que malas noticias. Me gustaría apoyar más eventos como éste”, asegura Akin.

Ganador dos veces del Premio del Jurado de Cannes, el director surecoreano Park Chan Wook fue otro de los invitados especiales del Festival de Marrakech.

Cuando le preguntamos sobre el hecho de que la violencia juega siempre un papel importante en sus películas, esta es la respuesta del director surcoreano:

“Es algo así como una terapia. Imagino simplemente esas escenas pero no le hago daño a nadie. Si todo el mundo fuese capaz de someterse a esta terapia, la de ser más específico, más meticuloso, más realista a la hora de imaginar lo que le haría a aquellas personas que han sido injustas, el mundo sería un lugar mejor, la gente sería menos violenta a la hora de enfrentarse a los demás”.

“Quince películas compiten por el gran premio este año en el Festival de Cine de Marrakech. El próximo lunes les contaremos quiénes son los ganadores”, explica Lise Pedersen, enviada especial a Marrakech.