Última hora

Última hora

¿Refugiados o inmigrantes? Miles de desplazados siguen llegando a Lesbos

Lanchas llenas de refugiados e inmigrantes siguen llegando a la isla de Lesbos. Tan solo del domingo al lunes desembarcaron unas ocho mil personas

Leyendo ahora:

¿Refugiados o inmigrantes? Miles de desplazados siguen llegando a Lesbos

Tamaño de texto Aa Aa

Lanchas llenas de refugiados e inmigrantes siguen llegando a la isla de Lesbos. Tan solo del domingo al lunes desembarcaron unas ocho mil personas.

ONG y autoridades griegas dan la condición de refugiado principalmente a sirios, iraquíes y afganos que son conducidos al centro de registro.

Marroquíes, tunecinos, iraníes y paquistaníes no son oficialmente refugiados. La única opción que se les presentan es ir a Atenas y ser repatriados.
Una posibilidad que rechazan.

Ahmed y Rasidi son de Marruecos, Ahmed lleva en Lesbos seis días: “Aquí … no hay vida, no hay nada que comer, hace frío”.

Rasidi explica: “No han encontrado una solución para nosotros, para que podamos seguir viaje; pero algo tienen que encontrar para todos los marroquíes. Si nos quedamos aquí vamos a morir”.

Algunos de los marroquíes, tunecinos, iraníes o paquistaníes que han llegado hasta Eidomeni, en la frontera con Macedonia, han pagado mucho dinero a traficantes y falsificadores por papeles que les identifican como sirios, iraquíes o afganos. La policía griega suele detectar el fraude y los desplazados quedan a la espera de una salida.

Shepehr, iraní de 20 años, ha llegado hasta Eidomeni. Pagó 1.600 euros por un pasaporte sirio. Quiso dejar de ser musulmán. En Irán la apostasía puede implicar la pena de muerte: “No hay nadie que con veinte años deje su país y la casa en la que vive con su familia por dinero. Tuve que dejar a mi familia, no había otro remedio. Podría ir a la cárcel muchos años o ser ejecutado, tan solo porque encontré mi camino en otra religión. Y no sé qué hacer ahora “.

Una delegación del Comité Económico y Social Europeo visitó Lesbos y Eidomeni para hablar con autoridades y especialmente con las ONG.

Zoe es una voluntaria griega que está sobre el terreno desde abril, mucho antes de que estallara la crisis de los refugiados sirios: “Toda Europa debe sentir que debe acoger a esta gente. Los gobiernos deben recibir ese mensaje. La guerra debe cesar. Esa gente debe ser ayudada para sentirse querida. No hay pobreza mayor que la de saberse rechazado”.

La crónica sobre el terreno del enviado especial de Euronews, Panos Kitsikopoulos: Para los griegos, Eidomeni no es más que un lugar de paso hacia sus vecinos del norte; Pero para las caravanas de los refugiados que llegan aquí es un paso más hacia su Tierra Prometida: el norte y el oeste Europa”.