Última hora

Última hora

El sultán de Brunei prohíbe la Navidad

Ni abetos, ni guirnaldas, ni siquiera gorritos de papa noel. El sultán de Brunei, Hassanal Bolkiah, ha prohibido la celebración de la Navidad a los

Leyendo ahora:

El sultán de Brunei prohíbe la Navidad

Tamaño de texto Aa Aa

Ni abetos, ni guirnaldas, ni siquiera gorritos de papa noel. El sultán de Brunei, Hassanal Bolkiah, ha prohibido la celebración de la Navidad a los habitantes de su país, el 9% de ellos de fe cristiana. La pena para quien infrinja la nueva ley será de hasta cinco años de cárcel y 20.000 dólares de multa.

La ONG Human Rights Watch ha criticado la medida, que obedece al endurecimiento de la aplicación de la sharia o ley islámica instaurada en este estado del sudeste asiático el año pasado. Para el subdirector para Asia de esta ONG, Phil Robertson, se trata de una flagrante violación de la libertad de religión sin ninguna justificación. La prohibición incluye desde gorros de papa noel, a velas, abetos y villancicos.

Según el Ministerio de Asuntos Religiosos, el objetivo es evitar que una celebración abierta pueda llevar a los musulmanes, que representan dos tercios de sus 430.000 habitantes, por el mal camino y acaben abrazando el cristianismo.

El sultán de Brunei, uno de los hombres más ricos del mundo con una fortuna valorada en 20.000 millones de dólares, es propietario de varias cadenas de hoteles con establecimientos en París, Londres, Milán, Roma o Beverly Hills (EE.UU). Algunos grupos piden su boicot para protestar por la medida.
Una campaña en Twitter con el hashtag #mytreedom también muestra su oposición y anima a los cristianos a inundar la red con imágenes de abetos navideños.

Más allá de Brunei

Lo de prohibir la navidad o sus signos externos no es nada nuevo.
En la Inglaterra del siglo XVII Oliver Cromwell, que instauró la república, prohibió a sus compatriotas comer un pastel de frutas típico de estas fechas. El movimiento puritano que dirigió el país entre 1647 y 1660 intentó también disuadir de celebrar la navidad por considerarla una festividad abierta a la sensualidad y los placeres carnales.
La represión llevó a violentos disturbios en las calles de Londres y otras ciudades. La situación volvió a la normalidad tras la muerte de Cromwell en 1658.

Las medidas contra la festividad cristiana llevan tiempo aplicándose en algunos países de mayoría musulmana, aunque este año se están incrementando en algunos de ellos. En Arabia Saudí, se ha prohibido a los musulmanes felicitar la navidad a los cristianos.

La exrepública soviética de Tayikistán ha prohibido la colocación de abetos navideños, el intercambio de regalos, los fuegos artificiales y las cenas festivas. En 2014 ya era ilegal disfrazarse de papa noel. Un hombre vestido de santa claus murió apuñalado en la capital durante la pasada nochevieja.

Somalia, por su parte, prohibió la navidad hace dos años.

Lejos del mundo musulmán, Corea del Norte es uno de los países más hostiles con los cristianos. En 2013 consideró un acto de guerra la colocación de un abeto gigante en Corea del Sur, junto a la frontera con su archienemigo del norte.