Última hora

Última hora

Turquía: el doble reto del Gobierno de Erdoğan

El ataque suicida del pasado martes en pleno centro de Estambul representa otro toque de atención para el Gobierno turco, que enfrenta dos amenazas

Leyendo ahora:

Turquía: el doble reto del Gobierno de Erdoğan

Tamaño de texto Aa Aa

El ataque suicida del pasado martes en pleno centro de Estambul representa otro toque de atención para el Gobierno turco, que enfrenta dos amenazas diferentes e igualmente acuciantes desde el verano pasado.
Muchos, dentro y fuera de Turquía, han acusado a Ankara de tolerar secretamente a Dáesh porque los yihadistas hacían contrapeso al resurgimiento kurda en el norte de Siria y a las ambiciones del PKK dentro de sus propias fronteras. Y lo cierto es que hasta Sulthanahmet, los ataques terroristas de Dáesh en Turquía iban dirigidos contra grupos políticamente distantes del Gobierno de Erdoğan.
El blanco del ataque en un multitudinario mítin electoral en Diyarbakir, la capital oficiosa del Kurdistán turco justo antes de las elecciones del 7 de junio, fueron los líderes del Partido de la Democracia de los Pueblos (HDP, izquierdista y prokurdo).

El 20 de julio en Suruç, los islamistas atacaron a estudiantes universitarios kurdos y turcos que se manifestaban contra la situación en Kobane. Treinta y tres personas murieron y 104 resultaron heridos. El 10 de octubre en Ankara, en la diana estuvieron sindicalistas y activistas por la paz que pedían una solución política del problema kurdo. El doble ataque suicida acabó con la vida de un centenar de personas.

Hasta después de Diyarbakir y Suruc, el Gobierno turco arrastraba los pies a la hora de adoptar un papel más activo en la lucha contra Dáesh. Poco después, Ankara autorizó a Estados Unidos a usar la base de Incirlik, en el sur del país. Aviones turcos han participado en los bombardeos de posiciones yihadistas en Siria y en el norte de Irak. Pero aunque el Ejecutivo se dice ahora dispuesto a combatir con todas sus fuerzas a los enemigos de la nación, algunos observadores creen que se interesan muy especialmente en uno de ellos: el PKK.

Desde que saltó por los aires el alto el fuego entre el Estado y los rebeldes kurdos en julio, los enfrentamientos y combates son frecuentes en todo el sureste de Turquía.
El fin de semana pasado fue uno de los más sangrientos, con 32 militantes kurdos muertos durante una operación de seguridad de cuatro semanas en la región.

El PKK respondió el miércoles pasado, con un atentado con coche bomba contra un cuartel de la policía en Diyarbakir en el que murieron seis personas, incluidos tres niños y un policía. Los combates han llevado a huir centenares de residentes de los pueblos cercanos a las fronteras con Siria e Irak.

Con la doble amenaza de Dáesh y del PKK, Turquía necesita más que nunca restaurar el sentamiento de unidad nacional.
Pero hasta el momento, las medidas que ha adoptado el Ejecutivo para luchar contra el terrorismo sólo han conseguido polarizar aún más a la sociedad.

Turquía lleva a cabo operaciones militares contra el grupo Estado Islámico en Siria e Irak al mismo tiempo que combate a los militantes del PKK en su propio territorio, para analizar este doble frente hablamos con Atilla Sandıklı, experto del centro de Investigaciones Estratégicas de Turquía Bilgesam y profesor de la Universidad Haliç.

Bora Bayraktar, euronews:
¿Cómo ha llegado Turquía a esta situación? ¿Considera que se trata de dos frentes terroristas?

Atilla Sandıklı:
“La expansión de la influencia de Turquía y su proyección regional incomoda a ciertas potencias mundiales y en Oriente Medio. Es la razón por la que algunos países están intentando frustrar los proyectos de Turquía, sus planes y estrategias buscándole problemas. Quieren debilitar la posición de Turquía en la región. El objetivo es obligar a Turquía a centrarse en sus problemas internos, sabemos cuáles son los métodos, lo que nosotros denominamos la guerra de cuarta generación o guerra por procuración.”

Bora Bayraktar, euronews: Antes de llevar a cabo estas acciones militares, ¿cuál es la base legal desde el punto de vista de la legislación internacional?

Atilla Sandıklı:
“Entre los países que están interviniendo en Siria, Turquía es el que más fronteras comparte con este país y al que más le afecta la situación. Cuestionarse sobre su papel en esta guerra es absurdo. ¿Piensa que los demás actúan de acuerdo a la legislación internacional? En Siria no hay ni Estado ni leyes internacionales. Sin embargo, Turquía intenta actuar en concordancia con ellas, es por eso que Ankara no ha intervenido con sus fuerzas terrestres aunque podría hacerlo y resolvería muchos problemas, pero no lo ha hecho puesto que no se dan las bases legales para ello. Al menos, podemos terminar diciendo que Turquía está obedeciendo la ley internacional en mayor medida que los otros.”