Última hora

Última hora

Los noruegos conquistan la estación suiza de Wengen

Hola y bienvenidos a “Gravity”. La estación suiza de Wengen ha sido colonizada por los esquiadores noruegos. Después de las victorias de Kjetil

Leyendo ahora:

Los noruegos conquistan la estación suiza de Wengen

Tamaño de texto Aa Aa

Hola y bienvenidos a “Gravity”. La estación suiza de Wengen ha sido colonizada por los esquiadores noruegos. Después de las victorias de Kjetil Jansrud en la combinada y de Aksel Lund Svindal en descenso, Henrik Kristoffersen se apuntó a la fiesta haciéndose con el eslalon.

Henrik Kristoffersen sigue reinando en eslalon. La joven promesa del esquí noruego ha conseguido en Wengen su cuarta victoria de la temporada.

Solo el eslalon de Santa Caterina se le ha escapado esta temporada. En la estación suiza, Kristoffersen se impuso por delante de los italianos Giuliano Razzoli y Stefano Gross.

Con esta victoria en la pista de Lauberhorn, el noruego afianza su liderato en la general de eslalon.

30 centésimas de segundo más tardó en cruzar la meta uno de los esquiadores más veteranos, el campeón olímpico de esta disciplina en Vancouver, el italiano Giuliano Razzoli.

El tercero en subirse al podio fue su compatriota, Stefano Gross, que hace un año en los alpes suizos ganó su primera prueba en Copa del Mundo.

Wengen también ha sido este año la maldición del cuatro veces ganador del Globo de Cristal, Marcel Hirsher, que tuvo que abandonar en la segunda manga, al igual que el año pasado.

Después de Wengen nos vamos a Kitzbühel para una de las clásicas de enero. El vertiginoso descenso del sábado de Streif es la prueba más esperada del año. Para analizar la carrera nos acompaña el ex campeón olímpico Franck Piccard: “Es uno de las pruebas míticas del esquí con un ambiente único. Es una pista que al principio es muy difícil. En seguida te enfrentas al Mausefalle, a 130 kilómetros por hora. Te golpea en el estómago y el miedo va subiendo poco a poco. No sé si es realmente temor. Creo que es más bien miedo escénico. Tienes ganas de hacerlo bien, de conquistar esta pista porque en ella esta toda la historia del esquí. Pero, por otro lado, no sabes si tienes los medios para conseguirlo. Así que para lanzarte, tienes que ser humilde y valiente a la vez pero no hay que extralimitarse porque si no te caes y se acabó”.

En Austria, el esquí alpino es casi una religión y Hermann Maier un semidiós. En su estación y en la pista que lleva su nombre ha aterrizado este fin de semana la Copa del Mundo femenina. Dos victorias en eslalon para Veronika Velez-Zuzulova y el eslalon gigante conseguido el domingo por Viktoria Rebensburg.

Tres años llevaba la esquiadora alemana sin saborear las mieles del éxito en Copa del Mundo. Su última victoria fue en la estación italiana de Cortina d’Ampezzo pero este fin de semana volvió a subirse a lo más alto del podio al conquistar el eslalon gigante de Flachau.

Rebensburg se impuso gracias a una excelente segunda manga en la que arriesgó y consiguió batir a la eslovena Ana Drev.

La semana pasada en “skiing past” hablábamos de Annemarie Moser-Pröll, que durante mucho tiempo tuvo el record de carreras ganadas en Copa del Mundo. Hoy nos centraremos en la que el año pasado le quitó el cetro.

El 18 de enero de 2015, Lindsey Vonn consiguió su victoria número 62 en el circuito al ganar el descenso de Cortina d’Ampezzo, en el norte de Italia. La estrella estadounidense no compartió durante mucho tiempo el trono con Annemarie Moser-Pröll. Al día siguiente, en la misma pista, la “Tofana”, conquistó el Súper Gigante para convertirse en la esquiadora más prolífica de la historia. Ya cuenta con 73 victorias y está a solo 13 del récord absoluto de Ingemar Stenmark.

Lindsey Vonn tendrá la oportunidad de acercarse a ese record en el descenso y el Super Gigante del próximo fin de semana en Cortina d’Ampezzo. Hasta entonces, les dejamos con las mejores imágenes de Wengen. Snowtime!