Última hora

Última hora

Tsipras o el desencanto de ceder

Hace un año que SYRIZA agitó a conciencia las aguas de la concertada política griega. Con Syriza se acabó la política tradicional de la necesidad de

Leyendo ahora:

Tsipras o el desencanto de ceder

Tamaño de texto Aa Aa

Hace un año que SYRIZA agitó a conciencia las aguas de la concertada política griega. Con Syriza se acabó la política tradicional de la necesidad de compromiso interno y externo con la diplomacia internacional. Así que la Coalición de la Izquierda Radical hizo posible que la izquierda llegara al poder en Atenas por primera vez en la historia de la política griega desde 1833.

¿Cual es la situación un año después?

La primera decisión importante de Alexis Tsipras en el poder fue un referendum que invitó a los votantes griegos a elegir entre los apremios de los acreedores internacionales y la propuesta del Gobierno griego sobre el rescate de la deuda del país. El resultado fue un mandato masivo para SYRIZA a rechazar la oferta de rescate.

Sorprendentemente Tsipras presincidió de su ministro de Finanzas, Yannis Varoufakis y lo reemplazó por el aparentementre más moderado Tsakalotos Euclides.

Las volteretas políticas de Tsipras no acabaron aquí. Una semana más tarde en Bruselas y después de 17 horas de arduas negociaciones, Tsipras aceptó un acuerdo que causó estragos a su vuelta a Atenas, con el partido de la oposición y el flanco de ultra-izquierda de Syriza por igual denunciándolo como “el acuerdo de rescate más cruel entre un gobierno griego y los acreedores del país desde que comenzó la crisis de la deuda en 2010”.

Sin embargo, el acuerdo fue recibido con un suspiro de alivio por la mayoría de los griegos en crisis que se sintieron aliviados al ver alejarse el fantasma de un Grexit de la Eurozona, al menos por el momento.


Ganador por tercera vez


Una segunda convocatoria electoral el 20 de septiembre produjo otra victoria impresionante para Tsipras, aunque con una plataforma totalmente diferente a la primera. Los miembros de su partido que se habían escindido no tuvieron el apoyo mayoritario que esperaban.

Tsipras, una vez más causó estupor al conseguir una alianza con los conservadores y los independientes para sellar una escasa mayoría en el Parlamento. Ahora, el nuevo líder del principal partido opositor Nueva Democracia, Kyriakos Mitsotakis, trata de ganar posiciones al ponerse al frente de las cuestiones sociales.


¿Se acabó la ilusión?

Después de menos de dos semanas como líder, Mitsotakis, de 47 años, ya supera a Tsipras en las encuestas de opinión, tanto a nivel personal como a nivel de partido.Las recientes protestas callejeras contra las políticas del gobierno han sido encabezadas por los grupos que hasta hace poco formaban la columna vertebral de apoyo de SYRIZA. Los funcionarios públicos, empleados de las autoridades locales, trabajadores de la industria, los agricultores y los pensionistas empiezan aparentemente a dar la espalda a parte de la izquierda radical, tras la aplicación de las disposiciones del último acuerdo de rescate.
Pero Tsipras ha demostrado ser un maestro en sacar conejos de la chistera y vuelve al escenario. Es muy probable que el segundo año de SYRIZA en el poder sea aún más emocionante que el primero.