Última hora

Última hora

Israel vuelve con fuerza en la seguna jornada del Gran Premio de La Habana de judo

Pedro Lasuén, euronews: En este segundo día en el Gran Premio de la Habana, dos israelíes han subido a lo más alto de este podio. Israel ha

Leyendo ahora:

Israel vuelve con fuerza en la seguna jornada del Gran Premio de La Habana de judo

Tamaño de texto Aa Aa

Pedro Lasuén, euronews: En este segundo día en el Gran Premio de la Habana, dos israelíes han subido a lo más alto de este podio. Israel ha regresado, Israel está en forma y se toma muy en serio la clasificación para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Si en la jornada inaugural la israelí Shira Rishony se quedó con la miel en los labios en la categoría de -48 kg, el segundo día del gran premio de La Habana la suerte ha sido distina para sus compatriotas.

Yarden Gerbi volvió a la senda ganadora tras un año y 3 meses en blanco gracias a un magnífico waza-ari. Gerbi no solo tuvo que batir a Maricet Espinosa en -63 kg sobre el tatami sino que también tuvo que lidiar con la presión de un público volcado con su judoca local.

Un yuko a 13 segundos del final le dio a Israel su segunda medalla de oro del día. Linda Bolder tuvo que sacar a escena todas sus habilidades para vencer a la joven húngara Szabina Gercsak, actual campeona del mundo júnior. Sin duda una de las revelaciones en este Gran Premio.

En -73 kg, el número uno de la categoría, Rustam Orujov ha demostrado por qué está en lo más alto del ranking. El judoca azerí se enfrentó a Victor Scvortov. Precisamente fue el emiratí quien se adelantó en el marcador con un preciso yuko.

Scvortov parecía tener el combate bajo control, pero el azerí sacó el as que tenía escondido en la manga en el momento preciso. Un waza-ari fue suficiente para Orujov para voltear el marcador y llevarse la victoria final.

La última final de día tuvo lugar en la categoría de -81kg. El favorito, en ruso Khasan Khalmurzaev no falló ante el estadounidense Travis Stevens, quien volvía a la competición tras un seguido de lesiones que lo dejaron en el dique seco. Khalmurzaev ganó el oro gracias a un waza-ari.

La sorpresa de la jornada, sin duda fue Szabina Gercsak en la que ha sido su primera participación en la más alta categoría del mundo del judo. Aunque no consiguió derrotar a Bolder en la final, la joven judoca de 19 años ha dejado claro en La Habana que tiene las condiciones necesarias para convertirse en una habitual de los tatamis en las grandes competiciones.

Precisión en sus ataques, control del adversario, técnicas acuradas, pero sobretodo mucha concentración es lo que se ha visto en esta segunda jornada del Gran Premio cubano. Imagen que seguro se repetirá en el último día de competición en La Habana.