Última hora

Última hora

Ucrania: vivir en la línea del frente en Stanitsa Lugansk

Stanitsa Lugansk, a cien metros de la línea del frente, es uno de los principales puntos de paso hacia la autoproclamada República Popular de

Leyendo ahora:

Ucrania: vivir en la línea del frente en Stanitsa Lugansk

Tamaño de texto Aa Aa

Stanitsa Lugansk, a cien metros de la línea del frente, es uno de los principales puntos de paso hacia la autoproclamada República Popular de Lugansk. Para los habitantes de esta ciudad “ucraniana”: http://es.euronews.com/tag/crisis-en-ucrania/controlada por Kiev, la situación en esta frontera improvisada surgida del conflicto, es extremadamente tensa.

“Queremos saber cuando va a terminar este lío. Ucrania está aquí y Ucrania está ahí, queremos saber por qué qué han separado una de otra, ¿por qué tenemos que pasar por este control y enseñar nuestros pasaportes? Soy ucraniana, mis hijos son ucranianos y no tienen la culpa de que una banda de terroristas se haya hecho con el poder. Qué se vayan de una vez y les liberen de esos terroristas”

A muchos grados bajo cero en esta época del año, las colas en este punto de cruce son como mínimo de una hora. El Servicio de Emergencia ucraniano ha puesto tiendas de campaña para que las personas que esperan tengan un lugar donde guarnecerse.

Muchos de los que cruzan la frontera se dedican a vender o comprar productos agrícolas.
Antes de la guerra, el área de Stanitsa era el principal suministrador de Lugansk. Ahora
en la autoproclamada República Popular de Lugansk los precios son al menos 2/3 más caros que en las zonas de Ucrania controladas por el Gobierno. Euronews habló con una agricultora:

“Cultivábamos tomates y pepinos y era nuestra fuente de ingresos. Los vendíamos principalmente en Lugansk. Pero ahora no podemos sembrar nada, los invernaderos están destrozados, no podemos vender ni podemos seguir viviendo aquí, por eso nos hemos mudado a casa de nuestra hija.”

Pero también hay gente que pone rumbo a la ciudad controlada por Kiev para retirar sus pensiones. Ucrania dejó de pagarlas el año pasado en las regiones fuera del control del Gobierno al no encontrar una forma oficial de distribuirlas.

Stanitsa Lugansk sufrió bombardeos constantes durante las fases más duras del conflicto. Los invernaderos y los campos cultivables no son los únicos que han sufrido las consecuencias, como recogen las cámaras de euronews.

Varias organizaciones internacionales y el Gobierno de Ucrania han lanzado un programa de reconstrucción en la antigua zona de combates, pero las cosas son más complicadas en lugares como Stanitsa Lugansk debido a su proximidad a la actual línea del frente.

Jeff Wilkinson, representante de ACNUR:
“Los proyectos piloto se han llevado a cabo principalmente en Lysychansk porque se trata de casas que estaban en la antigua línea de frente, así que las condiciones lo permiten, no hay problemas de seguridad. Para este año, la prioridad es reconstruir la antigua zona de combates, pero es sólo una cuestión de tiempo hasta que lleguemos a la actual.”

ACNUR facilita a los propietarios de las casas dañadas material para llevar a cabo las reparaciones más urgentes, como tejas de pizarra, cristales para ventanas, madera, ladrillos, cemento, clavos. En la distribución también participa el Consejo Noruego para Refugiados, socio de la agencia de la ONU para los refugiados.