Última hora

Última hora

"Fukushima, mon amour", una película sobre los fantasmas del pasado

Leyendo ahora:

"Fukushima, mon amour", una película sobre los fantasmas del pasado

Tamaño de texto Aa Aa

La nueva película de la directora alemana Doris Dörrie, “Fukushima, mon amour”, nos habla del pasado, del dolor y de la construcción de un nuevo

La nueva película de la directora alemana Doris Dörrie, “Fukushima, mon amour”, nos habla del pasado, del dolor y de la construcción de un nuevo futuro.

Marie, la protagonista, viaja a Fukushima tras la catástrofe nuclear con la organización Clowns4Help. Una vez allí, conocerá a muchas personas que lo han perdido todo, entre ellas, la última geisha de Fukushima. A partir de entonces, una profunda amistad unirá a estas dos mujeres.

Dörrie visitó Fukushima apenas unos meses después de la catástrofe.

“Fukushima, mon amour” formó parte este año de la sección Panorama en el Festival de Cine de Berlín.

“Quería saber lo que se siente cuando todo a tu alrededor es radiactivo y tú no sabes qué hacer. Quería saber cómo te sientes cuando todo a tu alrededor ha desaparecido. Para mí era muy importante vivir todo esto en primera persona. De lo contrario, no hubiese sido capaz de contar esta historia”, explica la directora.

¿Existe alguna semejanza con los refugiados que llegan a Europa?, pregunta Wolfgang Spindler, enviado especial de euronews a Berlín.

“Si, muchas. En mi película se habla de gente que lo ha perdido todo durante la catástrofe de Fukushima. Los refugiados también vienen a Europa porque lo han perdido todo. Queríamos entender lo que significa verdaderamente viajar con tantos fantasmas en la maleta. Al hablar de fantasmas me refiero a aquellas personas a las que han perdido, aquellas personas a las que echarán mucho de menos. Me refiero también a los recuerdos, a los olores, a las imágenes del hogar, a todo lo que antes formaba parte de sus vidas. Creo que debemos entender lo que esto significa, creo que debemos aprender a sentirnos como esas personas”, asegura Dörrie.

Rosalie Thomass es una de las actrices emergentes en Alemania. A sus 28 años ya ha recibido numerosos premios en su país.

“Doris Dörrie te da toda la libertad que necesitas. Puede que a muchos de mis compañeros de profesión no les guste pero a mí me encanta trabajar así. Me puse de acuerdo con la directora sobre las características básicas del personaje, después tenía toda la libertad para interpretarlo, hubiese podido incluso ponerme a bailar. En la película hay muchos elementos del documental en los que tienes que improvisar así que, dar libertad a los actores, era la única manera de realizar el filme”, afirma la actriz.

“Fukushima, mon amour”, de Doris Dörrie, ya se encuentra en los cines alemanes.