Última hora

Última hora

Agresiones en Colonia: 1.075 denuncias, 73 acusados y muchas incógnicas sin despejar

La policía alemana ha acusado a 73 sospechosos de robos y agresiones contra mujeres que se encontraban en los alrededores de la estación de trenes de

Leyendo ahora:

Agresiones en Colonia: 1.075 denuncias, 73 acusados y muchas incógnicas sin despejar

Tamaño de texto Aa Aa

La policía alemana ha acusado a 73 sospechosos de robos y agresiones contra mujeres que se encontraban en los alrededores de la estación de trenes de Colonia durante la noche del 31 décembre 2015.

El fiscal de la ciudad, Ulrich Bremmer, indicó el lunes 15 de febrero a la Agencia de Prensa Alemana que se trataba de una gran mayoría de solicitantes de asilo o de individuos que habían entrado en Alemania de manera ilegal.

Bremmer dijo que entre los agresores había 30 marroquíes, 27 argelinos, cuatro iraquíes, tres tunecinos, tres alemanes, tres sirios, un libio, un iraní y un montenegrino.

1.075 denuncias

Este recuento no coincide con el que publicó la Radio Televisión belga (RTBF) el pasado viernes 12 de febrero, que señalaba que de los 58 arrestados, solo tres eran refugiados.

El periódico alemán Die Welt informaba la semana pasada sobre 1.054 detenciones, que se habrían incrementado a día de hoy.

A aquella Nochevieja en los alrededores de la estación de trenes de Colonia le siguieron la conmoción y la indignación por unos robos y asaltos sexuales masivos sin precedentes en la ciudad germana.

Sin embargo, casi un mes y medio después de los hechos, la investigación está clarificando la identidad y nacionalidades de los autores de aquellas agresiones.

¿No son refugiados?

Pero si no se trata de refugiados, ¿por qué fuentes anónimas declararon en los medios de comunicación que la mayoría de los agresores eran refugiados sirios?

Y ¿por qué ahora tras haber interrogado a cerca de 300 personas y visionado 590 horas de vídeos resulta que eso no es cierto?

La mayoría de los ataques no eran de carácter sexual

Otro punto de contradicción con lo que se publicó en un primer momento, concierne al carácter de las agresiones. La mayoría de los ataques cometidos aquella noche fueron hurtos y no agresiones de carácter sexual.

De las 1.054 denuncias, 454 conciernen agresiones sexuales. Aunque sigue siendo una elevada cifra, las otras 600 denuncias se refieren a robos. Algo muy distinto de lo descrito por ciertas fuentes policiales hace mes y medio.

El fiscal de Colonia ha añadido que entre los 73 sospechosos identificados el lunes, 13 de ellos son sospechosos de agresiones sexuales. Uno de ellos, un solicitante de asilo marroquí que llegó a Alemania el pasasdo mes de noviembre, está en prisión preventiva.

Un icono feminista sin pelos en la lengua

La escritora feminista, Alice Schwarzer, que concedió recientemente una entrevista al diario EL PAÍS va mucho más allá de un simple recuento y asegura:

“La plaza más céntrica de Colonia se convirtió en un lugar sin ley. Frente a los policías, incapaces de ayudar, cientos de mujeres sufrieron agresiones sexuales. Algunas fueron incluso violadas. No creo que fuera una casualidad, sino una acción concertada. La mayor parte de ese millar de hombres fueron convocados por agitadores. Y estos tienen que ser islamistas. No hay otra conexión posible.”

Sin embargo, la policía asegura que no hay pruebas. Y es cierto que en un primer momento dijeron que fue una noche tranquila y solo después se vieron obligados a admitir lo que había pasado.

Alice Schwarzer prosigue: Hoy sabemos que la mayoría de los que estaban esa noche no eran de Colonia. Y algunos venían de Bélgica y del norte de Francia, donde hay una comunidad islamista importante. Y además añade: “Tras los últimos atentados, los islamistas usan un arma tradicional en las guerras: la violencia sexual.”

Lo cierto es que la polémica está servida y los puntos negros no faltan. Tantas contradicciones son un regalo en bandeja para los movimientos populistas como Pegida o el partido AfD, Alternativa para Alemania.

Con las agresiones, de Colonia, se abre una nueva grieta en la willkommenskultur, la cultura de la bienvenida.