Última hora

Última hora

De la provocación como herramienta del candidato Trump

Donald Trump es el candidato que perturba y sorprende al Partido Republicano pero también el que ha ganado diez de las catorce primarias con su

Leyendo ahora:

De la provocación como herramienta del candidato Trump

Tamaño de texto Aa Aa

Donald Trump es el candidato que perturba y sorprende al Partido Republicano pero también el que ha ganado diez de las catorce primarias con su populismo desatado y su verbo incendiario y bronco propio de la extrema derecha.

Sus declaraciones y mítines entran de lleno en la provocacion:

“Cuando México manda su gente, no envia lo mejor. (…) Están enviando las personas que tienen un montón de problemas y que van a traernos esos problemas a nosotros. Están trayendo drogas. Están trayendo crimen. Son violadores”. (Las Vegas, Nevada, 24-02-2016).

“Donald J. Trump llama a una prohibición total y absoluta de la entrada de musulmanes en Estados Unidos hasta que los representantes de nuestro país puedan averiguar qué diablos está pasando”. (Mount Pleasant, South Carolina, 7-12-2016).

No solo estigmatiza a los inmigrantes ilegales y a los musulmanes también se atreve a burlarse del Papa.

“Cuando el Vaticano sea atacado por el Estado Islámico que, como todos saben, es el trofeo más preciado por el estado Islámico, puedo prometerles que el Papa sólo desearía y rezaría para que Donald Trump hubiera sido presidente”. (Kiawah, South Carolina, 18-02-2016).

Según Trump la segunda enmienda de la constitución estadounidense está asediada por Obama y defiende la tenencia de armas con este tipo de argumentos:

“Estos animales entraron sin más y dispararon a 130 personas (en París) si hubiéran tenido armas al otro lado (…) hubiera sido una historia completamente distinta, amigos”. (Washington D.C., 25-01-2016).

Trump llega incluso a defender la tortura:

“He dicho que creo que debemos ir mucho, mucho, mucho más allá del ahogamiento simulado”. (North Charleston, 19-02-2016).

En sus mítines a menudo azuza a sus seguidores para que abucheen a los periodistas a los que acusa de estar en su contra:

“Voy a cambiar nuestras leyes de difamación para que cuando The New York Times escriba un artículo que sea una vergüenza total (…) podamos demandarlos y ganar dinero en lugar de no poder ganar porque están totalmente protegidos”. (Fort Worth Texas, 26-02-2016).

Ni sus rivales republicanos se han librado de sus golpes bajos, aquí dirigidos contra el senador por Florida Marco Rubio.

“Vi a Rubio (…) tendríais que verlo entre bambalinas, le estaban poniendo maquillaje a punta de pala. No quiero decir, no voy a decir que intentaba esconder sus orejas, no voy a decir eso, sólo trataba de camuflar su sudor. ¿Alguna vez han visto a un tipo sudar como este?

Es millonario y se vanagloria de tener también tener millones de personas detrás de él: jóvenes, viejos, gente con estudios y gente sin ellos. “Adoro a la gente sin estudios”, asegura.