Última hora

Última hora

Grecia prevé la llegada de hasta 70.000 refugiados este mes

Grecia necesita ayuda. Y con rapidez. Ha reiterado que no puede hacerse cargo de todos los refugiados que consiguen llegar a sus costas. El alto

Leyendo ahora:

Grecia prevé la llegada de hasta 70.000 refugiados este mes

Tamaño de texto Aa Aa

Grecia necesita ayuda. Y con rapidez. Ha reiterado que no puede hacerse cargo de todos los refugiados que consiguen llegar a sus costas. El alto Comisionado de las Naciones Unidas para la Ayuda a los Refugiados ha hecho sonar la alarma. Idomeni, una aldea de apenas 150 habitantes en la frontera con Macedonia es obligado lugar de paso.

El gobierno griego instaló un campo de refugiados para atender a dos mil personas. Hoy son siete mil los refugiados bloqueados que esperan para cruzar la frontera. No es fácil desde que Macedonia y el resto de los países hasta Austria filtran drásticamente las entradas en su territorio.

El campo de Idomeni no puede atender las necesidades mínimas como explica el refugiado Ibrahim, de la ciudad siria de Alepo: “Si queremos beber tenemos que estar en fila de cuatro a cinco horas, nunca sabemos, somos siete mil y tan solo hay un sitio donde nos dan agua y comida”.

El gobierno griego asegura poner todos sus medios para que el ejército, con la mayor rapidez posible acabe la ampliación del campo para que pueda alimentar a diez mil personas diarias.

No se trata solo de que ahora estén bloqueados en Grecia unos veinticuatro mil refugiados segun datos de la ONU. Atenas teme que este mes lleguen a acumularse de entre cincuenta mil a setenta mil refugiados y aseguran que no tienen medios para resolver una emergencia de proporciones semejantes si no reciben ayuda internacional.

Macedonia es el primer país que se encuentran los refugiados camino de los Balcanes, es la ruta que siguen los recién llegados a Grecia mayoritariamente desde Siria para instalarse en los países del centro y norte de Europa.

El domingo pasado Macedonia cerró la frontera. En la madrugada del lunes unos trescientos ciudadanos iraquíes y sirios pudieron atravesar la frontera. Al mediodía centenares de desplazados, entre ellos mujeres y niños, intentaron forzar la verja fronteriza. Fueron rechazados con gases lacrimógenos.

Se aglomeran ante la verja que separa Grecia de Macedonia. Esperan que una o dos veces al día Macedonia les dejen entrar. Sólo pasan en grupos de cincuenta a trescientas personas. Mientras, aumentan los refugiados que enferman durante la espera en condiciones practicamente de intemperie. Grecia espera con urgencia la ayuda del resto de la Unión Europea.