Última hora

Última hora

Turquía: el floreciente negocio del tráfico de personas

El contrabando en Turquía sigue siendo un negocio floreciente pese a la presión de las autoridades. El viaje de miles de refugiados hacia Europa

Leyendo ahora:

Turquía: el floreciente negocio del tráfico de personas

Tamaño de texto Aa Aa

El contrabando en Turquía sigue siendo un negocio floreciente pese a la presión de las autoridades.

El viaje de miles de refugiados hacia Europa comienza a menudo en Aksaray, un barrio de Estambul, concretamente en una plaza que todos conocen como “la de los contrabandistas”. Cada puesta de sol, decenas de personas se reúnen aquí con bolsas de basura llenas de chalecos salvavidas. Entre los contrabandistas hay muchos sirios como Ali, de Homs.

Ali, contrabandista sirio:
“Los contrabandistas se ponen de acuerdo para aparcar el autobús en un sitio y piden a la gente que vayan hasta allí para evitar que la policía les pare. Los llevan a lugares donde no hay agentes. Primero unos vigilan la zona y cuando ven que no hay policía, se comunican por teléfono con sus compinches y empiezan el viaje. En 15 minutos todo está listo y el autobús en camino.”

Pese a todo, a veces son interceptados en pleno trayecto y tras pagar una multa vuelven al punto de partida. Pero la mayoría de los viajes terminan en ciudades costeras de Turquía, que están a un corto, pero potencialmente mortal, viaje en barco de las islas griegas. Ali admite que a algunos contrabandistas no les preocupa poner a sus pasajeros en peligro.

Ali:
“Hay presión principalmente en las salidas al mar porque los guardacostas turcos han extremado la vigilancia.Por supuesto, hay contrabandistas a los que no les importa si hay olas o no. En el momento en que le llegan los inmigrantes, lo que quiere es deshacerse de ellos cuanto antes.”

Para las autoridades turcas, controlar una frontera terrestre y marítima de más de 10.000 kilómetros es una misión casi imposible. La costa del mar Egeo está llena de calas y bahías donde los contrabandistas se mueven a sus anchas.

Ankara ha intensificado sus esfuerzos para aplicar las leyes ya existentes contra la inmigración ilegal y ha adoptado una nueva serie de medidas en cooperación con la UE.

Bahadir Yesiltepe, del departamento de lucha contra el contrabando de la policía de Izmir:
“Ahora estamos en invierno y entre enero y febrero pese a las malas condiciones climáticas, ha habido muchas más incautaciones de barcos, y muchas más detenciones de contrabandistas y rescates de inmigrantes que en el mismo período el año pasado.”

Según cifras de las autoridades turcas, el año pasado fueron detenidos 146.000 inmigrantes ilegales y 4.800 contrabandistas.