Última hora

Última hora

Túnez, ante la reforma educativa

Hace dos años, cuando vinimos a Túnez tras la revolución, la educación seguía aún sufriendo, pero su reforma se encontraba entre las principales

Leyendo ahora:

Túnez, ante la reforma educativa

Tamaño de texto Aa Aa

Hace dos años, cuando vinimos a Túnez tras la revolución, la educación seguía aún sufriendo, pero su reforma se encontraba entre las principales prioridades. ¿Ha cambiado algo desde entonces? ¿Cuáles son las perspectivas para el futuro?

Maha Barada, euronews: “Empeoramiento del rendimiento de los estudiantes, altos índices de abandono, falta de recursos y de compromiso del maestro. Estos son algunos de los preocupantes problemas que aún persisten en Túnez. Estoy visitando escuelas como esta y hablando con los expertos locales para ver qué se ha hecho y si se ha conseguido algún progreso”.

Ghaith y dos de sus hermanos han vuelto al colegio después de haberlo dejado por algún tiempo. Viviendo en una situación de extrema pobreza sus padres no podían pagar los gastos básicos de escolarización. Gracias a la campaña “la vuelta al colegio de los niños sin escolarizar”, lanzada en colaboración entre Unicef y el Gobierno, estos estudiantes reciben alojamiento, ropa, y material escolar básico.

“Quiero que mis hijos estudien para que puedan tener una profesión. Les pueden enseñar. Ellos hablan con la gente y responden preguntas. Espero que dios ilumine sus caminos. Estoy muy contenta por ellos”, decía entre lágrimas su madre.

Debido a la falta de medidas de evaluación apropiadas Ghaith, de 14 años, está en séptimo grado. Sin embargo, no sabe leer ni escribir. Recibe ayuda extra en el colegio.

“En la era pasada y con la política pasada solíamos trabajar por cantidad, no por calidad. Eso significa que queríamos que el máximo número de estudiantes hiciera la transición de los niveles elementales a los intermedios sin tener en cuenta sus resultados, basándonos en medidas de evaluación no objetivas”, explicaba el director de la escuela, Kamal Alhajjam.

Más de 100.000 estudiantes dejaron el colegio en 2012. Ahora, con algunas reformas, unos 15.000 han vuelto a las aulas. Además de por razones sociales, la pobreza y la distancia son algunas de la causas que están detrás del aumento del abandono escolar.

“Creo que es por muchos factores. Creo que la tasa de abandono es por la calidad de la educación. La calidad está en los profesores. Tenemos que ver por qué hay profesores que no vienen al colegio y no enseñan. Muchas veces no lo hacen porque no tienen material con el que enseñar o porque no han recibido formación”, cuenta Lilia Pieters, de Unicef Túnez:

La calidad de la educación y el declive del desempeño de los estudiantes han hecho que muchas familias recurran a profesores privados.

Estas clases de apoyo cuestan a los tunecinos, según el Ministerio de Educación, 500 millones de dólares al año. Muchos no pueden permitírselo por lo que el Gobierno ha tomado medidas para restringir estas clases de apoyo en las escuelas:

En está época de reformas, hay un hombre que quiere un cambio radical, el ministro de Educación Naji Jalloul.

“El sistema de educación tunecino no sirve para el siglo XXI tanto en infraestructura, currículum, libros, calidad del papel e imágenes. La escuela tiene que adaptarse acorde al desarrollo de la gente y al crecimiento normal de un niño tunecino”.

Más información:
http://muftah.org/young-tunisians-deserve-a-better-education-system/#.VthPPI9OI2x
http://acharaa.com/ar/64739
https://www.opensocietyfoundations.org/voices/cleaning-tunisian-education

Soluciones para el futuro

Maha Barada, euronews: “La última vez que estuve aquí conocí a la doctora Hayet Omri, que había logrado un reconocimiento internacional por su trabajo científico. Hoy, es miembro del Parlamento de Túnez. Los obstáculos a los que se enfrentó en materia de educación le han llevado a intentar cambiar las cosas para los jóvenes tunecinos. Me encuentro con ella para ver qué soluciones tiene pensadas para el futuro”.

En esta granja de Rekab, en Sidi Bouzid, Hayet realizó muchos de sus experimentos cuando era estudiante. En esa época, no había financiación para la investigación en Túnez y muchas universidades tenían escasez de recursos.

Las cosas no han cambiado mucho desde entonces, explica:

“El último presupuesto aprobado en el Parlamento en 2015 fue del 5% del presupuesto nacional para todo el sector de la educación superior. La investigación científica obtuvo un 0,34% de ese presupuesto. Claro que no estoy satisfecha con esa cantidad”.

¿Cómo afecta esto a las universidades y la educación superior? Vamos con Hayet para ver la situación con nuestros propios ojos.

Estamos en una institución bien equipada de la capital, pero las universidades tunecinas no están bien situadas en el ranking internacional. El desempeño de los estudiantes es bajo y el desempleo juvenil ronda el 25%.

“No todos los que enseñan en las universidades están cualificados”, cuenta Omri. “Algunos tienen las habilidades, pero hay profesores que han sido contratados por su afiliación política u otros motivos no profesionales.

Por otro lado, no hay una verdadera evaluación del profesorado a lo largo del año. En Túnez, hasta ahora, importamos sistemas educativos que no siempre dan buen resultado y que son lanzados sin tener las condiciones necesarias para ellos. Los estudios universitarios no cuadran para nada con el entorno económico.

El desempleo es el principal desafío al que se enfrenta el país y podría acarrear muchos problemas como delincuencia, inmigración ilegal o terrorismo”.

Algunas de las reformas que se discuten en el Parlamento darían a las universidades una mayor independencia en recursos y en la reestructuración de las instituciones, además de valorizar más la investigación científica y firmar acuerdos con instituciones internacionales para mejorar el desempeño de los estudiantes.

“Esta reforma nacional no ocurrirá hasta pasados uno o dos años. Se necesitan años para reformar radical y estructuralmente todo el sistema”, asegura Omri. “La reforma de la educación superior no sucederá a menos que haya un plan de desarrollo concreto y así las universidades estarán dirigidas a servir a la economía nacional, al mercado laboral y a los licenciados”.

¿Es usted tunecino? ¿Qué piensa de la situación de la educación? ¿Está satisfecho con las reformas que se plantean? Háganoslo saber en nuestras redes sociales.