Última hora

Última hora

Acogida de refugiados sirios, promesas y realidades

La falta de voluntad política que envuelve la acogida de refugiados se traduce en cifras. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el alto

Leyendo ahora:

Acogida de refugiados sirios, promesas y realidades

Tamaño de texto Aa Aa

La falta de voluntad política que envuelve la acogida de refugiados se traduce en cifras. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el alto comisionado para los Refugiados de la ONU, Filippo Grandi, han abierto, este miércoles, la conferencia en Ginebra con un tono alarmista.

Punto de vista

El 90% de los refugiados sirios vive por debajo del umbral de la pobreza en el Líbano y Jordania

“Un estudio del Banco Mundial, ha explicado Grandi, muestra que el 90% de los refugiados sirios vive por debajo del umbral de la pobreza en el Líbano y Jordania. Más de la mitad de los niños en los campos de refugiados no tienen acceso a ningún tipo de educación y son utilizados como mano de obra ilegal en diferentes sectores.”

El objetivo último de esta conferencia es lograr un compromiso para realojar, en los próximo tres años, a 480 000 sirios, un 10% de la población refugiada siria (esta cifra solo tiene en cuenta a los sirios censados en las oficinas de ACNUR en los países limítrofes a sabiendas que, por ejemplo, todos los sirios llegados a el Líbano después del 5 de enero no han podido ser inscritos en las listas de ACNUR porque el gobierno libanés suspendió el proceso de registro de las oficinas de este organismo de la ONU en el país)

Promesas no cumplidas

Más de la mitad de los fondos que el Reino Unido, Alemania, Kuwait, Noruega y la ONU se comprometieron a donar durante la conferencia de Londres# del 4 de febrero de 2016 aún no ha sido destinada a su fin. La cifra prometida se eleva a 11 000 millones de dólares (5 800 para 2016 y el resto para el periodo 2017-2020). “El desembolso de estos fondos es esencial para el realojo de la población desplazada”, ha dicho Filippo Grandi durante la conferencia de Ginebra.

Según Ban Ki-moon, por ahora, los países más ricos del mundo se han comprometido a acoger a 178 000 sirios, una cifra teórica ya que, según un informe del 22 de marzo de Oxfam a día de hoy, esa cifra es de 129,966 y sin un marco temporal definido.

Los buenos y los malos contribuyentes

En este gráfico de Oxfam puede verse con claridad quienes son los buenos y los malos alumnos del programa de admisiones de refugiados sirios. En 2013, la ONU estableció un número de plazas en función de la economía y la población de cada país.

En la primera columna figura el número de sirios que el país ha realojado realmente, le sigue la columna con la cifra de personas que la ONU asignó a cada país en función de su capacidad económica.

En la tercera columna podemos diferenciar, según el color:

En verde: a aquellos que han respetado el acuerdo más allá del 100% (como Alemania, Canadá y Noruega, este país ha realojado a 9 000 sirios, un 249% más ya que la ONU le asignó 3 612 sirios)

En amarillo: a aquellos que han realojado a sirios entre un 50% y un 90% de lo acordado (como Finlandia, Australia y Nueva Zelanda)

En rojo: los malos contribuyentes (la mayoría de países europeos, en la cola se sitúan Grecia, Eslovaquia, República Checa y España con el 6%)

Brasil, un ejemplo a seguir, según ACNUR

Oxfam y ACNUR piden a los países participantes a la conferencia de Ginebra que reconsideren otras vías legales para admitir a refugiados, como programas de reunificación familiar, programas laborales para migrantes, becas académicas y otras opciones como el programa de visados humanitarios que, desde 2013, aplica Brasil

Ban Ki-moon y Filippo Grandi insistían durante la conferencia de prensa en la necesidad de diversificar las vías de admisión de los refugiados sirios:

Los consulados brasileños en los diferentes países de Oriente Medio han instaurado un procedimiento simplificado de visados destinado a las personas desplazadas por la guerra. La petición de asilo se realiza directamente en los consulados “evitando que las personas afectadas por las guerras emprendan un viaje que ponga en peligro sus vidas”, según ha explicado a Oxfam el secretario nacional de Justicia de Brasil. Beto Vasconcelos ha asegurado que este procedimiento “responde a la lógica de protección por razones humanitarias”.