Última hora

Última hora

La UE aumenta las emisiones de CO2 en 2015

El Viejo Continente sigue sin dar ejemplo. Al menos en lo que se refiere a la lucha contra el cambio climático. A pesar del acuerdo alcanzado en

Leyendo ahora:

La UE aumenta las emisiones de CO2 en 2015

Tamaño de texto Aa Aa

El Viejo Continente sigue sin dar ejemplo. Al menos en lo que se refiere a la lucha contra el cambio climático. A pesar del acuerdo alcanzado en París a mediados de diciembre en el que los 195 países participantes en la cumbre de la ONU del clima se comprometieron a frenar el calentamiento global, quedan muchos deberes por hacer.

La agencia de estadística de la Unión Europea, Eurostat, ha publicado un informe sobre las emisiones de CO2 de los países miembros de 2015 y el resultado saca los colores a una Unión que se vanagloria de dar ejemplo en la lucha contra el calentamiento global. Los datos no mienten y según los cálculos, las emisiones de Dióxido de Carbono, derivadas de la quema de combustibles fósiles, en la UE han aumentado un 0,7% respecto al año anterior.

Una cifra que muestra que a pesar de las reuniones, las promesas y los acuerdos, el Viejo Continente no parece ayudar a frenar la que quizás es la mayor enfermedad que tiene el planeta.

Solo basta con mirar los datos para enterarse de que 16 de los 28 países miembros han aumentado sus emisiones entre 2014 y 2015. Los peores alumnos son Eslovaquia, Portugal, Hungría, Bélgica y Bulgaria con más de 4 puntos de aumento. España tampoco parece estar haciendo sus deberes y el año pasado sus emisiones crecieron un 2,3%.

España es el sexto mayor emisor en toda la UE por detrás de Alemania, el país que tiene la mayor cuota de emisiones, equivalentes al 23% del total, seguido de Reino Unido (12,5%), Italia, (10,6%), Francia (9,9%) y Polonia (9,2%).

El problema es que en toda la Unión Europea solo ocho países han reducido sus emisiones, teniendo como mejor alumno a Malta, en las que han caído casi un 27%.

Las cifras no mienten y si realmente se quiere acabar con esta problema, los dirigentes europeos tendrán que aportar más que bonitas y prometedoras palabras.