Última hora

Última hora

Lyon vuelve a vibrar con las Nuits sonores

Leyendo ahora:

Lyon vuelve a vibrar con las Nuits sonores

Tamaño de texto Aa Aa

El dúo austríaco Ogris Debris fue uno de los encargados de inaugurar las Nuits sonores, el festival de música electrónica de la ciudad francesa de

El dúo austríaco Ogris Debris fue uno de los encargados de inaugurar las Nuits sonores, el festival de música electrónica de la ciudad francesa de Lyon.

En la última década, se ha convertido en una de las bandas más aclamadas de Austria y sus actuaciones les han llevado a recorrer las discotecas de todo el mundo, pasando por Tokio, París, Londres y Moscú. Ahora, acaban de sacar su primer álbum, Constant Spring.

Los dos austríacos forman parte de una generación que hace música sin instrumentos tradicionales.

“Aprendí a tocar un poco la guitarra en la escuela de música, pero no tengo una verdadera educación de conservatorio. Tengo formación multimedia y mi principal instrumento es, por supuesto, el ordenador. Utilizo mi voz para imitar cualquier instrumento que se me ocurra”, explica Gregor Ladenhauf.

“Me apasionan los botones, las teclas. Mi mundo es el digital. Desgraciadamente no puedo tocar un instrumento real”, dice el otro componente, Daniel Kohlmeigner.

Tras los austríacos llegó el alemán Michael Mayer. Productor y Dj, es una de las principales figuras de la música electrónica de Alemania. Además, es cofundador del sello de música independiente Kompakt.

Empezó a mezclar con tan solo 14 años y ahora, con 44, recorre el mundo gracias a la música:

“Creo que un Dj es como el vino, cuanto más viejo mejor. La experiencia te proporciona una profundidad que no tiene un Dj que acaba de empezar”.

Cada año, el festival da a conocer la escena musical de otra ciudad del mundo. Esta edición, la elegida ha sido la capital de Corea del Sur, Seúl. Este dúo está formado por Jiha Park y Jungmin Seo. Para sus producciones utilizan instrumentos clásicos surcoreanos.

Otro de los grupos más famosos de la música electrónica surcoreana es Glen Check. Empezó su andadura en 2011 y dos años después recibió el premio de la música de su país por el mejor álbum de música dance y electrónica.

El público del festival conectó inmediatamente con su música.

“Nuestra música hasta ahora está basada en el house o disco, funk y música electrónica, fácil de entender y de bailar”, dice uno de sus componentes, June-One Kim.

Los más pequeños han sido bien recibidos en este festival, que ha creado una zona exclusivamente para ellos. Los niños de 4 a 12 años han contado con talleres para explorar la música y otras disciplinas artísticas.

Todo en el marco de los jardines del Museo de las Confluencias de Lyon, punto de unión de los ríos Ródano y Saona.

Los suizos The Monster encendieron al público. Son especialistas en la mezcla del garage punk de los 60, rockabilly trash adolescente y rock’n’roll primitivo.

El grupo se formó en 1986 en Berna, durante la revolución juvenil suiza.

“Durante la revolución juvenil aprendimos a seguir adelante. Si quieres conseguir un objetivo tienes que correr de un sitio a otro. Si no aprendes eso en esta época de movimientos juveniles es que no has aprendido nada. Cada uno de nosotros hemos avanzado poco a poco y queremos lograr algo en nuestras vidas. No queremos estar sentados viendo televisión, queremos hacer cosas y producir”, explicaba Beat-Man.

La formación actual es guitarra, bajo y el llamado clonedrum, una batería y media que cuenta con dos percusionistas.

Wolfgang Spindler, euronews: “El festival de las “Nuits sonores” es mucho más que música de baile, tecno y electrónica. Aquí pueden descubrirse todas las formas de música y encontrar el ritmo que te hace vibrar”.