Última hora

Leyendo ahora:

¿Cómo combatir la obesidad?

smart care

¿Cómo combatir la obesidad?

En asociación con

Hace seis meses, Stefano De Santis acudió a un especialista por problemas de sobrepeso. Tenía la presión y el colesterol muy altos. Desde entonces, con la ayuda de la dietista Serena Capurso, ha perdido once kilos.

“Últimamente no me sentía bien, confirma De Santis. Me hice unos análisis y los resultados eran catastróficos. Una amiga me habló de la Doctora Capurso. Al principio tenía un poco de miedo porque creía que no sería capaz de ponerme a régimen.”

La obesidad es una seria amenaza para la sostenibilidad de los sistemas sanitarios, ya que puede entrañar enfermedades del corazón, diabetes y otros problemas a largo plazo. Las tendencias alimentarias en la sociedad no ayudan a la situación, asegura Capurso:

“Da la impresión de que comer de manera sana es caro, y lo que es peor, los anuncios y la publicidad nos inducen a elegir productos poco sanos, lo que se denomina “comida basura” que tiene un exceso de calorías. Y claro, esto al final crea confusión en el consumidor.”

“Los índices de obesidad se han duplicado en todo el mundo en los últimos 30 años. Y el problema no va a desaparecer. Aquí en Italia, uno de cada tres niños tiene sobrepeso. Los políticos necesitan dar una respuesta eficaz, pero ¿cómo van a trabajar? Estamos junto a la Universidad de Roma para entrevistarnos con un profesor que nos ayudará a elegir la mejor manera.”

El economista Vincenzo Atella ha trabajado con la OCDE y la Universidad del Sur de California en un modelo de microsimulación que ayude a los políticos a lograr un enfoque sostenible ante el problema de la obesidad.

“Hemos realizado una serie de simulaciones que indican que si conseguimos que la población, a la edad de 50 años, tenga mejor salud en términos de niveles de obesidad en comparación con la población actual, esto puede afectar en términos de ahorro. El modelo debe ser entendido no como una forma de predecir el futuro, sino como la capacidad hoy en día de decirles a los políticos: si existen dos posibles acciones A y B podemos adelantar cuáles serán los resultados que se van a obtener.”

Regular la publicidad e impartir una mejor educación sobre los hábitos alimenticios son algunas de las opciones que se barajan. Pero esta inversión podría tardar décadas en dar sus frutos. ¿Cómo convencer entonces a los políticos para que actúen?

Walter Ricciardi preside el Instituto Nacional de Salud de Italia.

“Para que los políticos hagan algo, tenemos que hacer dos cosas, la primera es proporcionar datos científicos sólidos y evidentes, pues de lo contrario se convierten en simples opiniones. La segunda es apostar por la ética de los dirigentes, ya que con el dinero que se invierta ahora probablemente se obtendrán resultados cuando esos políticos ya no estén en el cargo. Es importante convencer a los líderes políticos de que no piensen sólo en la próximas elecciones, sino también en las futuras generaciones.”

En Italia, la generación más joven parece haber abandonado la famosa dieta mediterránea. Y este es uno de los factores que está agravando la situación, aunque no es el único.

“No se valora la importancia de la actividad física, cuando en realidad debería ser el punto de partida, concluye la dietista Serena Capurso. Y además vemos que en los colegios de enseñanza primaria y secundaria el deporte y la educación física se están dejando de lado.”

Según la OCDE, unas 75.000 muertes podrían evitarse cada año en Italia, si se planteara una estrategia global para hacer frente a las enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad.

siguiente artículo