Última hora

Lluvias torrenciales y fuertes vientos azotaron sin piedad buena parte de Australia el pasado domingo dejando al menos 3 muertos, cientos de evacuados y unos 26.000 hogares sin electricidad. Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney, fue el territorio más castigado por el temporal. En las zonas costeras, el oleaje causó severos daños en muchas viviendas.

Publicidad
Publicidad

Más No Comment