Última hora

Omar Marteen, discreto y bipolar, se radicalizó recientemente

Investigado en dos ocasiones por el FBI, no encontraron un vínculo con grupos terroristas a pesar de sus opiniones cercanas al extremismo islamista.

Leyendo ahora:

Omar Marteen, discreto y bipolar, se radicalizó recientemente

Tamaño de texto Aa Aa

Omar Mir Seddique Marteen nació hace 29 años en Nueva York. Su familia de origen afgano se trasladó a Orlando, en el centro de Florida, donde sus antiguos compañeros de clase le recuerdan como el típico adolescente que jugaba al fútbol. Se graduó en 2004, y tres años más tarde empezó a trabajar como guardia de seguridad para la multinacional británica G4S, protegiendo edificios oficiales.

Conoció a Sitora Yusufi a través de internet. Su ex mujer le describe como bipolar: “Pocos meses después de habernos casado comprobé su inestabilidad y me di cuenta de que era bipolar, y que se enfadaba por cualquier cosa. Entonces empecé a preocuparme por mi seguridad, pasaron unos meses y empezó a pegarme, muy a menudo. No me dejaba hablar con mi familia, secuestrándome de ellos. Intenté ver lo bueno de él incluso en esas circunstancias, pero mi familia estaba muy atenta y decidieron visitarme y rescatarme de esa situación”.

“Reservado y discreto”, es como le recuerda el imán Syed Shafeed Rahman, que dirige la oración en el Centro Islámico Fort Pierce, donde Mateen acudió durante los últimos 10 años.

“Era muy tranquilo. Llegaba en el último momento, y solía irse el primero. No hablaba con nadie. Y cuando alguien le daba la mano, sonreía, estrechaba la mano y se iba. Traía a su hijo de 5 años con él, el niño jugaba a su alrededor mientras él estaba ocupado rezando. Después cogía a su hijo, lo subía a sus hombros, y se iba”.

Su entorno asegura que hace apenas 7 años no tenía un comportamiento anti homosexual, pero algo cambio. Su padre explicó a la televisión NBC que la masacre, en la que murieron 50 personas, “no está relacionada con la religión”, y que su hijo entró el cólera hace un par de meses al ver a dos hombres besándose en Miami.

El FBI le interrogó e investigó en dos ocasiones por sus posibles vínculos con grupos terroristas sin hayar pruebas fehacientes.