Última hora

Leyendo ahora:

El drama de los refugiados en Grecia

Aid Zone

El drama de los refugiados en Grecia

Publicidad

Skaramangas es uno de los 35 campos de refugiados que hay en Grecia. Unos 3.000 inmigrantes han encontrado cobijo en este inusual lugar, una base naval. En los próximos meses ese número puede subir a 7.000 porque se está relocalizando a los que estaban en campamentos temporales como el del Pireo. La Armada distribuye comida y agua tres veces al día. La Cruz Roja Helénica tiene una clínica y cada diez días reparte comida y bolsas de higiene personal.

“Porque van a estar aquí bastante tiempo, tenemos que implementar las actividades como clases para los niños, grupos de mujeres para que nos cuenten sus necesidades. A partir de ahora tenemos que trabajar en eso”, apuntaba Matina Nakopoulou, coordinadora de actividades de la Cruz Roja Helénica.

El campamento abrió a principios de abril y acoge sobre todo a sirios, afganos e iraquíes. A causa de la diversidad cultural y de las ansias de huir de Grecia, el ambiente puede enrarecerse.

“Espero no tener que estar mucho tiempo aquí. Dicen que nos quedaremos dos meses. Esperaremos pero tengo la esperanza de irme antes”, decía una de las refugiadas.

Bahija es de Aleppo y vive en uno de los contenedores con sus cuatro hijas. Quiere reencontrarse con su hijo de 21 años en Alemania. A pesar de que las condiciones de vida en el campamento no son malas, tiene dificultades para visualizar su futuro: “¿Mi futuro? ¿Qué pasa cuando vives así? Siria está destruida y nuestra casa también. No tenemos futuro”.

Con el cierre del paso por los Balcanes, más de 54.000 personas han quedado bloqueadas en Grecia y Atenas no puede hacer frente a todo el papeleo y las demandas de asilo.

Aid Zone - Greece

“La crisis de refugiados es enorme en Grecia y su gestión está siendo considerada un poco controvertida. Es un gran desafío para Europa. ¿Cuáles son las prioridades?”, preguntaba nuestra periodista Monica Pinna.

“Esta es la primera vez que tenemos una situación así en Europa. Por esta razón, el Comisario responsable de la Ayuda Humanitaria destina 700 millones para los próximos 3 años. Ya hemos recibido los primeros 83 millones. Nuestro objetivo es ayudar a la gente a vivir con dignidad el tiempo que estén en Grecia”, respondía Evangelos Petratos, encargado de la ayuda humanitaria para la UE en Grecia.

“Desde el cierre de las fronteras con el norte, unas 15.000 personas están bloqueadas alrededor de Atenas. Hemos ido a ver cómo se gestiona está situación de emergencia en un campamento informal situado cerca de la capital griega, Elliniko”, apuntaba Monica Pinna.

Elliniko fue el orgullo de Grecia al acoger en los Juegos Olímpicos de 2004 las competiciones de béisbol y hockey y tener un aeropuerto internacional. Estos tres edificios llevan abandonados años y ahora se utilizan como improvisados campos de refugiados. El Consejo Danés para los Refugiados nos ha permitido grabar aquí, en el antiguo aeropuerto. Hoy sobreviven 1.200 refugiados.

“Este es un recinto oficial. Hemos visto como la población ha disminuido por las condiciones del sitio. No hay ventanas, ni ventilación. No reúne las condiciones apropiadas para vivir durante el verano. El Ministerio de Inmigración está construyendo instalaciones más apropiadas y se están haciendo progresos pero todo está yendo lentamente”, comentaba Kyriakos Giaglis, del Consejo Danés para los Refugiados.

Distribución por sexos basado en las llegadas desde enero de 2016

Las familias están esperando llegar a otros lugares de Europa. Dentro de la vieja terminal solo hay 6 baños para hombres y 6 para mujeres. La ONG danesa, financiada por la UE, da comida, material higiénico y la ropa donada por los vecinos. También protección.

“Estamos haciendo una especie de censo de toda la gente que está aquí en Elliniko, intentando comprender la composición familiar. Cuántos son y que problemas pueden tener”, añadía otra trabajadora de la ONG danesa.

Estas evaluaciones son las bases para derivarlos a otras agencias que les ayuden caso por caso. Muchos esperan, otros no. El diseñador afgano Suheil Sahizada se vuelve a Kabul con su familia después de 3 meses en Grecia. Pagó a los coyotes 14.000 por un sueño europeo que se ha convertido en pesadilla.

“Hemos visto cómo es la vida en Europa y no es para nosotros. Tenemos que irnos ya que los derechos humanos no se nos aplican. Hemos aguantado 3 meses y nada ha cambiado. Los refugiados tienen que conocer la verdad antes de viajar o no a Europa”, concluía Sahizada.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

Traducción automática

Traducción automática

siguiente artículo