Última hora

Leyendo ahora:

Entrevista a Vivien Couzelas

the corner

Entrevista a Vivien Couzelas

Publicidad

Paula: Hola y bienvenidos. Francia vive inmersa en la celebración de la Eurocopa. Lo que debe ser una fiesta del fútbol europeo, se ha encontrado con algunos problemas causados por grupos de fans extremistas.

Para hablar de ello tenemos con nosotros a Vivien Couzelas, autor del libro “En la cabeza de un hooligan”. Buenas tardes Vivien, muchas gracias por acompañarnos hoy. En su libro, explica que a muchos hooligans ni siquiera les gusta el fútbol. ¿Qué hay en la cabeza de un hooligan como bien dice el título de su libro?

®: Antes de empezar el libro fue una de las preguntas que me hice como autor. Me pregunté si a los ultras les gusta el fútbol o simplemente les gusta pelearse. Fue una de las preguntas que me hicieron empezar a interesarme por el tema y me empujaron a buscar un ultra en particular y conseguir su testimonio. Esta investigación me hizo darme cuenta de que para analizar el movimiento ultra no se puede generalizar. Lo que quiero decir es que hay ultras a los que sólo les interesa pelearse, porque es lo que les gusta. No les importa el fútbol. Hablando con un ultra en particular, me dijo que en su caso lo primero es el fútbol y después vienen las peleas. Este chico se convirtió en ultra después de ir al estadio y ver partidos de fútbol. Pero a algunos ultras sólo les gusta pelearse.

P: En Marsella se vivieron algunos actos vandálicos protagonizados por grupos violentos. ¿Podemos afirmar que hay ciertos individuos que van expresamente a buscar problemas?

®: En contra de lo que la gente pensaba al principio sobre los altercados entre los ingleses y los rusos, la mayoría de los aficionados ingleses que estaban presentes ese día en Marsella no fueron con la intención de pelearse. La mayor parte de los ultras ingleses que están identificados no tenían permitido viajar a Francia. Los aficionados que fueron lo hicieron para disfrutar de la fiesta. Por supuesto, la mayor parte de la afición no hizo nada malo; simplemente fue a ver el fútbol. Pero algunos rusos fueron buscando pelea y después los marselleses se metieron en el altercado para ajustar cuentas con los ingleses.

(P): Como respuesta a estos altercados, el gobierno francés decidió prohibir la venta de alcohol durante los días de partido. ¿Qué piensa de esta medidad?

®: Ya que sale a colación el tema del consumo de alcohol, de una manera u otra fue un mecanismo del gobierno para lanzar un mensaje. Fue una buena idea prohibir la venta de alcohol la víspera y los días de partido. A pesar de que esta medida es buena, no tuvo consecuencias sobre los ultras rusos que estaban aquel día en Marsella porque ellos no consumen bebidas alcohólicas. La prohibición del alcohol puede reducir daños y va a ayudar a minimizar ciertos riesgos, pero no resuelve el problema en sí.

(P): ¿Tiene la sensación de que este problema ha cogido por sorpresa a las autoridades francesas, que tal vez estaban más atentas a otro tipo de amenazas?

®: Antes de la Euro 2016 el gobierno y la policía francesa tenían tres objetivos. El primero era impedir un atentado terrorista. El segundo era evitar los enfrentamientos entre diferentes grupos ultras, como ocurrió en el caso de los ingleses y los rusos. El tercero era evitar enfrentamientos entre grupos ultras y ciudadanos locales, como ocurrió en Marsella. Pero también hay un problema fundamental y es que la policía no estaba preparada para esto. Como ocurre en cualquier profesión hay que adelantarse a los acontecimientos. Y, ¿cómo se prepara un evento así? Bueno, hay que estar sobre el terreno y tener conocimiento del terreno. Pero estamos en Francia donde tenemos un sistema totalmente represivo. En los partidos de alto riesgo,en Francia, prohibimos desplazarse a los aficionados, prohibimos las pancartas, prohibimos las bengalas…

Los policías franceses, sin embargo, es incapaz de controlar las grandes masas, grandes grupos de aficionados que están bajo los efectos del alcohol.

Creo que esto nos conduce a una ausencia de vigilancia policial y es porque no están entrenados para actuar a este nivel. Y ellos pagaron los platos rotos cuando empezó la Euro porque no estaban debidamente preparados.

(P): ¿Cree que existe alguna manera de terminar con la violencia en el fútbol?

®: En Francia tratamos de imitar el modelo inglés a la hora de luchar contra la violencia en el fútbol. Es decir, tolerancia cero con los grupos ultras. Se prohiben los desplazamientos, la entrada a los estadios con materiales que puedan lanzarse, ese tipo de cosas que pueden arruinar un partido.

Pero también hay otras formas de lidiar con la violencia en el fútbol, como en Alemania, donde hay un compromiso entre la represión y la comunicación. Esta es una medida preventiva y aunque en Alemania no han erradicado la violencia totalmente como cree todo el mundo, sí están haciendo frente al problema, con varias secciones diferenciadas en las gradas. Esa es una buena manera de hacer frente a la violencia en el fútbol. Es una buena combinación de métodos.

PAULA:

Ciertamente la violencia es un tema que está a la orden del día en esta Eurocopa. Muchas gracias por sus respuestas. Nos ha ayudado mucho a saber y entender un poco mejor el mundo de la violencia en el fútbol. Gracias.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

Traducción automática

siguiente artículo