Última hora

Leyendo ahora:

Ramadán sangriento

internacionales

Ramadán sangriento

Publicidad

Poco antes del Ramadán, el Dáesh lanza un mensaje: “Perpetrar ataques en todo el mundo incluído contra los inocentes”. La amenaza se ha cumplido.Sus tentáculos llegan hasta Estados Unidos. El ataque contra la discoteca gay ‘Pulse’ en Orlando deja 49 muertos. El autor es un lobo solitario que logró escapar a las redes de los servicios secretos norteamericanos.

Pocos días después, el Yemen es golpeado por la violencia. El puerto de Mukalla es escenario de una serie de atentados que acaban con la vida de 43 personas, entre ellas soldados y agentes de los servicios secretos.

Al día siguiente, tres kamikazes irrumpen en el aeropuerto Atatürk de Estambul armados con fusiles de asalto y asesinan a 44 personas y hieren a otras 150. Las autoridades turcas atribuyen la autoría del ataque al grupo Estado Islámico.

La ola sangrienta continúa. El uno de julio atentan en Daca, Bangladés. 35 personas son tomadas como rehenes en un restaurante del barrio diplomático. 20 son asesinadas, la mayoría italianos y japoneses. El Dáesh asume la autoría.

Dos días después, el grupo terrorista pone en su punto de mira la ya golpeada comunidad chií de Bagdad. La explosión de un camión bomba acaba con la vida de al menos 250 ciudadanos. Es el atentado más mortífero en 13 años de guerra e insugencia. Detrás, de nuevo, la mano del Dáesh.

Al día siguiente Arabia Saudí es sacudida por tres atentados. Uno de ellos, en el que ha muerto una persona, es perpetrado por un suicida ante la mezquita del profeta en la ciudad santa de Medina. En esta zona, muy frecuentada durante el final del Ramadán, está prohibida la violencia. El ataque ha suscitado la indignación tanto de suníes como chíies.

El jefe del servicio árabe de Euronews hace el siguiente análisis de lo ocurrido en este mes de Ramadán: “Estas organizaciones terroristas como el Dáesh y otras consideran el mes del Ramadán como el mes de la Yihad. Algunos incluso eligen cometer los atentados el decimoséptimo día del Ramadán, el día del aniversario de la batalla de Badr, la primera batalla del Islam”.

“Además, durante este mes hay numerosos encuentros y los atentados pueden cobrarse más víctimas como ha ocurrido recientemente en Bagdad. Los terroristas quieren además transmitir el mensaje a los regímenes de que pueden llegar a todo el mundo, a pesar de las medidas de seguridad, como ha ocurrido en Medina”, explica.

El miércoles los musulmanes de todo el mundo celebraron el Eid al-Fitr, la fiesta que marca el fin del Ramadán y el final del ayuno. Una celebración familiar este año empañada por la tristeza y el dolor.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo