Última hora

Última hora

Corte de Arbitraje de La Haya da la razón a Filipinas en su disputa territorial con China

Leyendo ahora:

Corte de Arbitraje de La Haya da la razón a Filipinas en su disputa territorial con China

Corte de Arbitraje de La Haya da la razón a Filipinas en su disputa territorial con China
Tamaño de texto Aa Aa

“China no tiene derechos históricos” en el mar de China, según la Corte Permanente de Arbitraje (CPA) de La Haya, que ha dado la razón a Filipinas en su disputa territorial. Esta decisión llega tras más de tres años de proceso judicial por la soberanía de las islas del mar de China Meridional.

La disputa ha traspasado las puertas del tribunal, donde seguidores de ambos bandos han apoyado sus reclamaciones.

Manila ha mostrado su satisfacción con la decisión del tribunal. El ministro de Exteriores filipino, Perfecto Yasay, ha pedido “moderación y sobriedad” en el mar de China Meridional. “Filipinas afirma su respeto por esta histórica decisión como una importante contribución a los esfuerzos continuados para resolver las disputas del Mar de China Meridional”, ha dicho Yasay.

Pekín “ni acepta, ni reconoce” el arbitraje de la corte. Considera “naturalmente nulo” e “infundado” el fallo a favor de Filipinas.

“No lo reconocemos, y no lo hemos reconocido desde el principio, ni vamos a aceptarlo. Así que no tenemos nada que ver con esta denominada corte de arbitraje ilegal” y sus decisiones, ha declarado Lu Kang, portavoz del ministro chino de Exteriores.

El presidente chino, Xi Jinping, ha asegurado que su país está comprometido en mantener la paz y la estabilidad en el mar de China Meridional, pero que no aceptará ninguna posición o acción basada en el resultado del caso de arbitraje.

Según el tribunal, China “ha violado los derechos soberanos” de Filipinas.
Asegura que todos los elementos de las islas Spratly “son legalmente rocas que no generan una zona económica exclusiva o una plataforma continental”.

Según la corte, la “línea de los nueve puntos” que Pekín utilizaba para delinear sus reivindicaciones infringe la Convención de la ONU sobre el Derecho marítimo.

Además, con la construcción de islas artificiales, China ha agravado la disputa con Filipinas, faltando a sus obligaciones, y ha causado “un daño irreparable al ecosistema coral” en la zona de Mischief Reef, en las islas Spratly.