Última hora

Leyendo ahora:

Innovadores métodos de enseñanza

learning world

Innovadores métodos de enseñanza

En asociación con

El debate sobre cuáles son los métodos de enseñanza más eficaces sigue vigente. Pero si hay algo en lo que muchos expertos están de acuerdo es en la necesidad de que se innove en las aulas. Nos reunimos con dos profesores que han abandonado las reglas que marcan los libros para incentivar el aprendizaje.

Tras ganar un premio de enseñanza de un millón de dólares Hanan Al-Hroub ha captado la atención del mundo. Ha desarrollado unos métodos específicos para niños palestinos traumatizados por el conflicto y, en la actualidad, muchos educadores siguen su modelo. Nos reunimos con ella para averiguar más.

Franja de Gaza: la superación de los traumas a través del juego

Bienvenidos al mundo de Hanan al-Ghroub: la clase de un colegio de un pequeño pueblo cerca de Ramallah, Al-Bireh. Para esta profesora palestina el colegio debería ser un lugar de felicidad, paz y seguridad. Considera que los niños tienen que estar felices para aprender bien.

“Acabamos de tener matemáticas. La lección fue demasiado difícil, así que necesitábamos hacer otras actividades para que los niños recargaran sus baterías”, asegura la profesora Hanan Al Hroub

Los métodos de Hanan se basan en historias y juegos, también cuando se trata de ciencia

“El juego que hicimos con los calcetines va de sumas y restas. Los estudiantes cogen una pinza de la ropa. En las pinzas hay escrito un problema matemático. Por ejemplo 2+5, que es igual a 7. Entonces el estudiante tiene que buscar el calcetín con el número 7. Durante el juego incluso se han ido ayudando los unos a los otros. Es una competición que les ayuda a desarrollar las habilidades matemáticas”, apunta la profesora.

Los niños con traumas necesitan jugar. Es algo que Hanan descubrió cuando la armada israelí hirió a su familia.

“Estaban estresados y traumatizados y tuve que encontrar maneras de que mis niños se deshicieran de esos traumas. Cuando era un niña yo también pasé por épocas difíciles. Nunca me sentí protegida. Ni siquiera tuve una infancia. Ahora juego con los niños en la clase como si yo fuera una niña otra vez y, realmente, disfruto con ello”, apunta Hanan Al Hroub.

Unos métodos de enseñanza que realmente le gustan a Hala, una niña de 7 años. Fuimos a visitarla a su casa en Ramallah. Para una niña tímida y sensible como Hala no fue fácil, en un principio, ir al colegio, pero las cosas han cambiado.

“Me encanta ir porque hacemos muchos juegos y aprendo mientras jugamos”, señala la pequeña Hala Saladin

Su madre apunta: “Gracias a Hanan ella es feliz cuando se levanta por la mañana porque quiere aprender y jugar. No le gustaba el colegio. Su nivel académico era inferior al de sus compañeros. Ahora su estado de ánimo es otro”.

A la madre también le gusta el enfoque psicológico de Hannan.

“Hace que la energía negativa que tenían dentro desaparezca. El mundo al que tendrán que enfrentarse será otro, no solo guerra, destrucción y odio. Hace que vean la vida con otro punto de vista”, dice la madre de Hala.

Hanan ha ganado un premio de un millón de dólares. Ahora quiere crear una academia de profesores. “A través de este premio puedo enviar un mensaje a todos los profesores del mundo: todos juntos podemos lograr que las cosas cambien, podemos hacer que los cambios que queremos se materialicen y eso se vea en las próximas generaciones. Todo ello si nos unimos. Este premio es un signo de todo lo que la fuerza y ​​la unidad mundial pueden lograr”.

Sueños y fracaso, dos conceptos básicos para conseguir el éxito

Cuando empezó a enseñar hace 25 años Joe Fatheree rápidamente se dio cuenta de que sus estudiantes no estaban respondiendo. En vez de dejarlo correr decidió revisar su método utilizando la música y los medios de comunicación. Viajamos a los Estados Unidos para ver el impacto de su proyecto.

En una pequeña ciudad en medio del país hay un profesor que le dice a sus estudiantes que soñar a lo grande y abrazar el fracaso son el camino para desbloquear su creatividad.
Joe Fatheree no para ni un momento, siempre ayudando a sus estudiantes con una gran variedad de proyectos que tienen lugar simultáneamente en diferentes aulas.

“No puedo pensar en otra manera de enseñar. Estoy en clase y esto pensando en todas esas ideas brillantes durante todo el día”, señala el profesor Joe Fatheree.

Fatheree tuvo su propia epifanía tras estar a punto de dejar la enseñanza hace unos años incapaz de atraer el interés de los estudiantes en sus clases de gramática.

“Lo primero que pensé es que tenía que disculparme porque yo era el problema y tenía que solucionarlo. Así que me dije vamos a encontrar cosas que les conecten con el mundo real. Así que me ayudan a concebir proyectos”, señala Fatheree

Comenzó con la música, haciendo que los estudiantes escribieran canciones sobre temas que descubrían en la poesía clásica. Ahora, Fatheree tiene clases de arte multimedia, con impresión en 3-D, escritura, interpretación e ingeniería. Los estudiantes tienen la libertad de crear.

“Aprenden a manejar su tiempo, a llevar a cabo un proyecto, a colaborar con otros y también a cómo manejar las críticas constructivas o destructivas. Son habilidades que los chicos necesitan para triunfar en la vida. Por desgracia muchos de ellos no habían tenido acceso nunca antes a algo así”, apunta el profesor Joe Fatheree.

El trabajo en equipo es sello distintivo de su enseñanza. Mientras el grupo de vídeo graba a este estudiante interpretar su canción, un editor se dedica a poner los fondos y un dibujante realiza ilustraciones del salvaje oeste para el vídeo.

“Se trata de encontrar lo que quieres hacer, lo que te apasiona y entonces, convertir eso en algo”, asegura un estudiante a lo que otra añade: “Me he involucrado mucho, también emocionalmente y ahora soy capaz de hacer algo como esto. Es increíble”.

El método de Fatheree no tuvo una acogida muy favorable al principio. Ahora la escuela está formando a más maestros con este enfoque de enseñanza.

“El fracaso forma parte también de esta clase. Los chicos saben que van a fallar y comprenden como hacer frente a eso. Así se logran grandes cosas”, apunta el director del instituto de Effingham, Jason Fox.

Un antiguo estudiante, que dirige ahora un taller de reparaciones, asegura que las enseñanzas de Fatheree le han ayudado a emprender con éxito su negocio.

“Es importante la noción del fracaso. Aunque falles vas a aprender algo para tu próximo trabajo. Y eso es lo que tiene que ver con los negocios en general. Tienes un problema, le das unas cuantas vueltas, y sales con una solución positiva”, dice Jake Buhnerkempe, antiguo alumno de Fatheree.

Incluso a nivel local sus clases han resultado positivas. Según la Cámara de comercio las enseñanzas de este profesor han hecho que la fuga de cerebros que afecta a la región sea menor.

“Ha hecho que esta Effingham esté conectada con el mundo y eso es algo muy importante para esta comunidad”, apunta Norman Lansing, de la Cámara de Comercio de Effingham.

Los proyectos de sus estudiantes no son solo artísticos. Muy a menudo también tienen un lado solidario. Por ejemplo ahora están diseñando y construyendo unas estufas portátiles más eficientes para enviarlas a colegios de África.

Si usted es profesor y ha probado algún innovador proyecto educativo queremos escucharle. Contacte con nosotros a través de las redes sociales. Hasta pronto.

siguiente artículo