Última hora

El miembro irlandés del COI Patrick Hickey, arrestado en Río por venta ilegal de entradas

La policía de Río de Janeiro arresta al miembro irlandés del Comité Olímpico Internacional (COI) Patrick Hickey, sospechoso de participar en una red de venta ilegal de…

Leyendo ahora:

El miembro irlandés del COI Patrick Hickey, arrestado en Río por venta ilegal de entradas

Tamaño de texto Aa Aa

La policía de Río de Janeiro arresta al miembro irlandés del Comité Olímpico Internacional (COI) Patrick Hickey, sospechoso de participar en una red de venta ilegal de entradas. El arresto se produjo en un hotel de Barra de Tijuca y en ese momento Hickey, de 71 años, tuvo que ser trasladado a un hospital de la ciudad sede de los Juegos al encontrarse mal. Hickey es el presidente del Comité Olímpico de Irlanda y de los Comités Olímpicos Europeos.

La detención se produce dentro de una investigación en torno a la empresa británica THG, que tuvo autorización para vender entradas en Londres 2012 pero no la tenía para Río 2016.

“Algunos de los billetes provenían directamente del Comité Olímpico de Irlanda”, detalló el inspector del departamento antifraude de Río, Ricardo Barbosa. “Estos billetes están exclusivamente a su nombre y, por tanto, no podían venderse a empresas o como programas de viajes”.

En la operación también se busca al británico Marcus Evans, presidente del club de fútbol Ipswich Town y que se considera el jefe de la empresa THG. Otro británico, un irlandés y un holandés figuran asimismo entre lo que tienen una orden de arresto.

La semana pasada, la policía carioca ya detuvo al irlandés Kevin James Mallon, uno de los dirigentes de THG. Los billetes de la ceremonia de inauguración por ejemplo se revendían a 7.200 euros, cuando el precio oficial era de 1.200. Y la trama hubiera podido generar hasta 2,8 millones.

El año 2014, el presidente de la misma compañía James Sinton ya fue arrestado por un hecho similar relacionado con el Mundial de fútbol de Brasil. Por su parte, el portavoz del COI, Mark Adams, pidió que se respetara la inocencia de Hickey y se defendió del asunto asegurando que el sistema para vender entradas se había diseñado en colaboración con la misma policía de Río.