Última hora

Leyendo ahora:

Fibra óptica para prevenir deslizamientos de tierra y terremotos

futuris

Fibra óptica para prevenir deslizamientos de tierra y terremotos

En asociación con

Cuando conducimos por un terraplén, esperamos que no se derrumbe bajo las ruedas de nuestro vehículo, ¿pero hasta qué punto podemos estar seguros? El cambio climático puede hacer que los deslizamientos de tierra y socavones sean más frecuentes. ¿Cómo pueden ayudarnos las nuevas tecnologías a estar más seguros?

En España, en la localidad toledana de Noblejas, ingenieros del proyecto de investigación europeo Multitexco prueban un método innovador para la prevención de accidentes. Este terraplén ha sido construido con un tipo de tierra comprimida especial. Se ha colocado una malla textil en varios puntos de su interior.

“Paolo, ¿cuál es el objetivo de esta malla insertada en la tierra?”

“En general, este tipo de sistema tiene dos funciones: reforzar la estructura y monitorizar las deformaciones”, responde Paolo Corvaglia, ingeniero de materiales de la empresa de consultoría D’Appolonia. “En este experimento en concreto, no solo estamos midiendo las deformaciones. También vemos los movimientos del terreno gracias a la presencia de este sensor de fibra óptica insertado en la estructura textil en la fase de producción”.

Se trata básicamente de la misma tecnología de fibra óptica empleada en las telecomunicaciones. Pero en este caso, los finos cables son utilizados como sensores. Para probar su funcionamiento, los ingenieros inundan el terraplén de agua. La estructura se deforma en el interior, presionando la malla. La tensión se transfiere a los sensores, que son leídos por medio de un equipo especial.

“El sensor de fibra óptica funciona así: enviamos un haz de luz a través de la fibra óptica y analizamos la señal de retorno, que nos indica las variaciones de longitud de onda que pueda haber sufrido”, explica Angela Coricciati, ingeniera de materiales de D’Appolonia. “Eso permite determinar de forma bastante rápida las deformaciones del sensor punto por punto”.

Estos investigadores ven muchas ventajas en la fibra óptica respecto a otros materiales. La fibra recoge y transmite datos, simplificando el diseño. También es relativamente económica e inmune a las interferencias electromagnéticas, lo que puede resultar crucial en sus aplicaciones para la construcción. Y puede manejarse de forma segura entre explosivos y materiales inflamables, al no haber corriente eléctrica en su interior.

“Son sensores muy estables, no requieren recalibraciones periódicas y constantes”, cuenta Paolo Corvaglia. “Y como medidores geotécnicos resisten muy bien ambientes agresivos. Esto hace posible la monitorización a largo plazo”.

La idea es introducir tejido inteligente con sensores de fibra óptica integrados, en la construcción de infraestructuras de carreteras que puedan sufrir inundaciones, corrimientos de tierras u otro tipo de peligros. Podrá hacer visibles tensiones o deterioros ocultos a tiempo para evitar posibles derrumbes.

“Existen más usos potenciales de esta tecnología”, comenta Aldo Tempesti, químico industrial y coordinador del proyecto Multitexco. “No solo para la construcción de carreteras. Por ejemplo, la industria de la construcción puede emplearla para monitorizar la estabilidad de edificios después de un terremoto. O puede ser útil en la arquitectura maleable para anticiparse a accidentes eventuales, midiendo las vibraciones y tensiones que puedan producirse en el interior de esas estructuras”.

ALL VIEWS

Teclear para averiguar
siguiente artículo