Última hora

Última hora

"El gran problema" que genera el referéndum en el ente serbio de Bosnia

El ente serbio de Bosnia celebra este domingo un referéndum que hace temer nuevas reivindicaciones nacionalistas.

Leyendo ahora:

"El gran problema" que genera el referéndum en el ente serbio de Bosnia

Tamaño de texto Aa Aa

El ente serbio de Bosnia celebra este domingo un referéndum que hace temer nuevas reivindicaciones nacionalistas.

Punto de vista

Occidente y Rusia han elegido su bando una vez más. Allí donde las grandes potencias se implican, la gente sufre.

Mladen Bosic Presidente del Partido Democrático Serbio (SDS)

La consulta sobre si el 9 de enero (fecha en la que se proclamó la República Serbia de Bosnia como parte de la entonces Federación de Yugoslavia en 1992) debe ser considerado Día Nacional fue ilegalizada por el Tribunal Constitucional de Bosnia la semana pasada. La justicia considera que esa fecha discriminaba los derechos de los bosnios no serbios, es decir croatas y musulmanes del Estado de Bosnia-Herzegovina.

“Todo el mundo tiene un cumpleaños, ninguna fuerza de la naturaleza, ni política ni divina puede cambiar el día en el que naciste. Celebraremos nuestra fiesta nacional el día 9 de enero aunque nadie esté de acuerdo”, asegura Tomislav Stajcic, residente de Banja Luka.

Los serbobosnios sí tienen de su lado a Rusia, de hecho, Putin ha mostrado su apoyo al líder de la entidad, Milorad Dodik, promotor de la consulta, en un movimiento para consolidar su influencia ya que Serbia, tradicional aliada de Moscú, no ve con buenos ojos el referéndum que pondría en peligro sus aspiraciones europeas.

El embajador ruso en Bosnia, Petar Ivancov, mantuvo varias reuniones con los líderes de la República de Srpska el pasado lunes, mientras tanto, representantes del ente serbobosnio en Serbia daban una conferencia en Belgrado en colaboración con la Fundación sobre Cultura Estratégica, basada en Moscú, cuyo título era “Referéndum en la República de Srpska, una respuesta demográfica hacia métodos antidemocráticos”. Esta cita así como las reiteradas muestras de apoyo por parte de Rusia muestran las crecientes divisiones entre Belgrado y Moscú.

El primer ministro serbio, Aleksandar Vucic y otros altos cargos oficiales serbios han repetido en varias ocasiones que no respaldarán el referéndum. En las últimas semanas, Vucic se ha reunido con el líder de la República de Srpska en un intento, según algunos expertos, de bloquear el proceso.

El sábado de la semana pasada, Vucic repitió a la prensa serbia que no apoyaría el referéndum. “El que está desempaquetando los acuerdos de Dayton (que en 1995 pusieron fin a la guerra de Bosnia) está creando un gran problema”, dijo.

Estados Unidos que auspició los acuerdos de Dayton y la Unión Europea han pedido a la República de Srpska que cancele la votación.

“Occidente y Rusia han elegido su bando una vez más. Allí donde las grandes potencias se implican, la gente sufre”, ha dicho el líder opositor serbobosnio, Mladen Bosic, presidente del Partido Democrático Serbio (SDS).