Última hora

Última hora

Europa dibuja en Viena un plan B al acuerdo con Turquía sobre inmigración

Reforzar las fronteras exteriores de la Unión Europea (UE) y acelerar las repatriaciones multiplicando los acuerdos con los países africanos desde donde llegan los migrantes y refugiados: Egipto, Mali

Leyendo ahora:

Europa dibuja en Viena un plan B al acuerdo con Turquía sobre inmigración

Tamaño de texto Aa Aa

Reforzar las fronteras exteriores de la Unión Europea (UE) y acelerar las repatriaciones multiplicando los acuerdos con los países africanos desde donde llegan los migrantes y refugiados: Egipto, Mali, Níger, Senegal, pero también con Pakistán y Afganistán.

Son las dos principales conclusiones a las que han llegado once países de Europa central y del este en una cumbre sobre inmigración en Viena.

El objetivo: “frenar la inmigración ilegal en la medida de lo posible”, ha dicho la canciller alemana, Angela Merkel.

“Todos hemos coincidido en que el acuerdo entre la UE y Turquía y su aplicación es esencial (…). Para esto, es necesario discutir con Turquía las condiciones finales, que no se han cumplido todavía. Por otra parte, es necesario que, sobre todo Grecia, aplique el mecanismo del uno por uno, enviando de vuelta a los inmigrantes que llegan ilegalmente”, ha declarado Merkel.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha vuelto a rechazar el sistema de cuotas para reubicar a los refugiados en los países comunitarios y ha insistido en que la UE debe estar preparada para actuar en caso de que fracase el acuerdo con Turquía.

“Debe haber cooperación entre nuestros países para mantener la ruta de los Balcanes cerrada si el acuerdo con Turquía se mantiene, e incluso si el acuerdo con Turquía por alguna razón perdiera su validez”, ha señalado Orbán.

Orbán ha propuesto crear una “ciudad gigante para refugiados” en la costa de Libia, para tratar las solicitudes de asilo. Para ello ha instado a la Unión Europea a ayudar a estabilizar Libia, “para poder enviar allí a todos los inmigrantes que entraron en Europa de manera ilegal”.

El cierre de la ruta de los Balcanes, en marzo, y el acuerdo UE-Ankara han reducido el número de llegadas a través del Mediterráneo. Unos 300.000 migrantes y refugiados han llegado en lo que va de año, frente a 520.000 en los primeros nueve meses de 2015.

Para el presidente de Caritas Austria, Michael Landau, lo que tenemos en Europa no es una crisis de refugiados sino “una crisis de la solidaridad”. “Si tenemos éxito en el fortalecimiento de la solidaridad, la gente estará dispuesta a actuar al unísono y de una manera correcta y humana”, ha afirmado.

Atenas ha pedido mayor solidaridad con Grecia, donde siguen atrapados unos 60.000 demandantes de asilo. Miles de personas están bloqueadas también en Bulgaria y Serbia debido al cierre de fronteras.