Última hora

Última hora

¿Qué es la autofagia y por qué Yoshinori Ohsumi merece el Nobel de Medicina?

Yoshinori Ohsumi ha ganado el premio Nobel de Medicina 2016 por sus investigaciones sobre los mecanismos de la autofagia, el sistema de reciclaje del organismo.

Leyendo ahora:

¿Qué es la autofagia y por qué Yoshinori Ohsumi merece el Nobel de Medicina?

Tamaño de texto Aa Aa

Yoshinori Ohsumi ha ganado el premio Nobel de Medicina 2016 por sus investigaciones sobre los mecanismos de la autofagia, el sistema de reciclaje del organismo.

¿Qué es la autofagia?

La palabra autofagia viene del griego y quiere decir literalmente “comerse a uno mismo”. La autofagia celular es como se denomina el proceso de limpieza y renovación de los tejidos, porque hay que destruir primero los viejos existentes, para renovar los tejidos. El científico belga Christian de Duve acuñó el término autofagia y ganó el premio Nobel de Medicina de 1974 por el descubrimiento del lisosoma.

El concepto de autofagia celular se conoce desde los años sesenta, cuando —según ha detallado en un comunicado el Instituto Karolinska de Suecia— los investigadores observaron que las células podían destruir sus propios contenidos, encerrándolos en membranas y enviando los vesículos resultantes al lisosoma, un orgánulo celular encargado del reciclaje.

¿Qué hizo Ohsumi para que la investigación científica avanzara en este campo?

Este fenómeno no se conocía mucho hasta que a comienzos de la década de 1990, Ohsumi realizó unos experimentos con levadura de panadero y logró identificar los genes de la autofagia. Desde entonces trabajaba sobre este tema en el Instituto de Tecnología de Tokio.

Los descubrimientos de Ohsumi han llevado a un nuevo paradigma en nuestra comprensión sobre cómo la célula recicla su contenido.

Yoshinori observó que las células humanas empleaban un mecanismo similar al de las levaduras. Desde entonces, la comunidad científica ha detectado que las mutaciones en los genes de la autofagia pueden provocar enfermedades. Y que el propio proceso de autofagia está implicado en varios trastornos, como el cáncer o el párkinson, además de participar en la respuesta del cuerpo a las infecciones y en la adaptación a la falta de alimento.

¿En qué nos puede ayudar su investigación?

Las células emplean la autofagia para obtener energía de manera rápida en caso de inanición o en situaciones de estrés. En el caso de infecciones, las células también utilizan la autofagia para eliminar bacterias o virus invasores.

El mecanismo sirve a su vez como sistema de control de calidad para deshacerse de proteínas u orgánulos defectuosos, que van surgiendo de manera natural con el envejecimiento.

La autofagia celular puede ayudarnos, por ejemplo, a no desarrollar vértigos o problemas de equilibrio. Pues se ha descubierto, mediante experimentos con ratones, que un defecto en la autofagia celular podría causar vértigos, e impedir al individuo andar recto o con la cabeza erguida.

Un poco más sobre Ohsumi

De entre los 273 científicos que han sido nominados al premio, el comité del Nobel ha decidido premiar a este biólogo celular de 71 años.

Yoshinori Oshumi nació en 1945 en Japón, estudió en la Universidad de Tokio y trabajó durante algunos años en la Universidad Rockefeller en Nueva York. Después, volvió a Japón donde ha desarrollado el resto de su carrera y donde fue galardonado en 2012 con el Premio Kioto.

Ohsumi asegura que todo empieza en el microscopio y su motivación crece al trabajar en algo en lo que nadie más trabaja.

CRISPR una técnica que está revolucionando la genética

Uno de los candidatos al Nobel de Medicina era el microbiólogo español Francis Mojica, descubridor de este sistema de cortapega genético en las bacterias.

Durante semanas, se habló mucho de que el profesor de la Universidad de Alicante, Francis Mojica, podía convertirse en el tercer nobel español de ciencias junto con el de Severo Ochoa en 1956 y el de Santiago Ramón y Cajal en 1906.

No obstante, aún queda la posibilidad de que sea premiado en el Nobel de Química.

El microbiólogo español, Francis Mojica ha tenido un papel esencial en el descubrimiento y desarrollo de CRISPR, una técnica que está revolucionando la genética.