Última hora

Una semana después del paso del huracán Matthew, una amplia región de Haití continúa sumergida en una estela de destrucción que reclama ayuda urgente para evitar el rebrote de enfermedades como el cólera, que dejó miles de muertos tras el terremoto de 2010.

Varios países como EE.UU., España o la vecina República Dominicana han enviado ayuda a Haití y otros la han prometido desde el pasado martes cuando el potente huracán descargó su furia, especialmente en el sur, pero la falta de infraestructura y de logística que es habitual y aceptada por las autoridades del país como parte del paisaje ha hecho que la misma se reparta a cuentagotas.

De acuerdo con la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, cerca de 30.000 personas en Jeremie no tienen acceso a agua potable. La ONU pidió ayer 119,9 millones de dólares para asistir a los afectados por el ciclón, que cifra en 1,5 millones de personas.

Más del 19 % de la población de Haití, 2,1 millones de personas, se ha visto afectada por el huracán y más del 12 %, 1,4 millones de personas, necesita asistencia urgente en diferentes departamentos del país, sobre todo en los departamentos del sur y de Grand’Anse.

Más No Comment