Última hora

Última hora

Babylux, una herramienta para mejorar el cuidado de los bebés prematuros

Leyendo ahora:

Babylux, una herramienta para mejorar el cuidado de los bebés prematuros

Tamaño de texto Aa Aa

Los pacientes del servicio de cuidados intensivos de la Clínica Mangiagalli, en Milán, son los más vulnerables…son bebés prematuros.

Los pacientes del servicio de cuidados intensivos de la Clínica Mangiagalli, en Milán, son los más vulnerables…son bebés prematuros. Para cuidar mejor de ellos, este hospital está probando una nueva herramienta llamada Babylux destinada a reducir los riesgos de lesiones cerebrales de los recién nacidos.

Los bebés que nacen antes de lo previsto necesitan de cuidados todo el tiempo. Sus órganos no están formados completamente y los riesgos de complicaciones son elevados, especialmente para aquellos que nacen antes de los siete meses de embarazo. Cada año en Europa, son más de 25.000 bebés los que nacen prematuros.

Gorm Greisen, profesor de Pediatría, Hospital Universitario de Copenhague: “El riesgo de lesión cerebral, el desarrollo de problemas y la discapacidad aumentan cuando el bebé nace antes de lo previsto. Cuando un bebé es muy prematuro, el riesgo de morir, de una lesión cerebral o de discapacidad es del 25 por ciento. Nuestro trabajo como neonatólogos nos permite tratar los problemas respiratorios, pero, hasta ahora no tenemos tantos medios para proteger el cebrebro. Necesitamos instrumentos que nos ayuden a medir la suficiencia de oxígeno y el flujo sanguíneo que llega al cerebro”.

Un prototipo ha sido desarrollado en el marco de un proyecto de investigación europeo. Actualmente, se están haciendo pruebas en un hospital en Copenhague y otro en Milán. Inicialmente, el aparato se prueba en los bebés nacidos a término. Los padres reciben información detallada del resultado.

Monica Fumagalli, neonatóloga, Clínica Mangiagalli, Milán: “Esta tecnología, altamente sofisticada, consiste en una salida de luz que se pone sobre la cabeza del recién nacido. Hay que ponerle una pequeña protección en los ojos, incluso si el aparato está programado para ser 100 por ciento seguro para el bebé”.

La tecnología óptica permite hacer mediciones en tiempo real y es muy preciso con el nivel de oxígeno y el flujo sanguíneo que llega al cerebro. Este método no es invasivo, algo esencial para los especialistas.

Monica Fumagalli, Neonatologist, Clínica Mangiagalli, Milán: “La entrada en cuidados intensivos neonatal es extremadamente estresante para los padres. Nuestro objetivo es encontrar un equilibrio entre la tecnología que puede cambiar el diagnóstico de estos bebés, y el hecho de que esto no los perturbe”.

Nueve universidades y hospitales de toda Europa colaboraron para desarrollar este prototipo. El coordinador del proyecto trabaja en el Departamento de Física de la Universidad Politécnica de Milán. Aquí, los investigadores exploran tecnologías ópticas innovadoras con fines médicos.

Alessandro Torricelli, físico, Universidad Politécnica de Milán: Una fibra ilumina el cerebro y otra recoge la luz. La luz roja e infrarroja son transparentes y pasan a través de los tejidos. Esta técnica es complementaria a la técnica de imagen por resonancia magnética, ya que proporciona la misma información pero con una tecnología mucho más compacta, más económica y, además, se puede poner al lado de la cama del bebé o del paciente”.

“Esperamos haber abierto un camino que permitirá, en 3 o 5 años, vender este aparato en el mercado para que los neonatólogos y los hospitales en Europa y en todo el mundo puedan obtenerlo. Es un instrumento que puede controlar, de manera precisa, el estado de salud de los bebés prematuros”.

Se espera que en pocos meses los resultados de las pruebas sean dados a conocer. Los investigadores, los médicos y los padres desean que el proyecto tenga éxito y que en el futuro sirva para ayudar a los bebés prematuros.