Última hora

Leyendo ahora:

ExoMars no aterrizó con éxito en Marte: un fracaso a medias de la misión europea


space

ExoMars no aterrizó con éxito en Marte: un fracaso a medias de la misión europea

Europa ha intentado su primer aterrizaje controlado en Marte a partir del satélite ExoMars, en órbita en el Planeta Rojo. Buscaba vestigios o actuales signos de vida.

Desde el centro de operaciones de la Agencia Espacial Europea, ESA, en Alemania, Jeremy Wilks nos muestra los giros inesperados que ha dado la misión ExoMars.

La nave ExoMars despegó en marzo de 2016 del Cosmódromo de Baikonur con destino al Planeta Rojo. Su misión: la búsqueda de metano en la atmósfera de Marte. La nave nodriza, TGO tiene por cometido explorar y fotografiar el planeta. El entusiasmo crece al entrar en órbita sin problemas… Pero el módulo de aterrizaje, Schiaparelli, no tuvo tanta suerte.

La sonda, que pretendía mostrar a Europa su primer aterrizaje exitoso en Marte, pudo tener un fallo en los últimos segundos de aterrizaje, por lo que se perdió la comunicación.

El fallo pudo ser que los paracaídas se desprendieran antes de tiempo y lo más probable es que la nave chocase contra la superficie a demasiada velocidad.

Veinticuatro horas después quedaba claro que Schiaparelli tuvo un descenso correcto, pero que algo falló cerca de la superficie. Pero, ¿qué fue lo que falló? ¿El paracaídas, los propulsores o tal vez fue un problema informático? Veamos el análisis de los ingenieros.

“No sabemos exactamente qué fue lo que no salió según nuestras expectativas, nos explica Andrea Accomazzo del equipo de operaciones. Entendemos gran parte del vuelo, la parte inicial, el vuelo a alta velocidad, incluso el momento en que se accionó el paracaídas. Sin embargo, no entendemos todavía lo que sucedió al final, cuando se soltó el paracaídas y se encendieron los retropropulsores. Tenemos que analizar y procesar todos los datos para hacernos una idea más clara.”

¿Qué significa respecto a nuestra capacidad de aterrizar en Marte? De momento no es algo que controlemos.

“Bueno, lo cierto es que hemos puesto a prueba una serie de tecnologías clave y que se podrán desarrollar para la próxima misión. Aún no sabemos si la tecnología que hemos empleado no era la adecuada o si fue el ordenador a bordo de la nave lo que no funcionó muy bien”, concluye el responsable del equipo de operaciones, Andrea Accomazzo.

Le preguntamos a Stephen Lewis, responsable del equipo de investigación, si se siente feliz o decepcionado.

“Bueno, tengo una mezcla de sentimientos. Nos hubiera gustado profundizar un poco más respecto a la ciencia de superficies. Pero, en realidad, el experimento AMELIA se centra en la comprensión de la atmósfera, su estructura y su densidad. Toda esa información finalmente nos llegará, exceptuando los datos de la superficie. Así que vamos a recuperar casi todos los datos científicos que esperabamos lograr. “

La buena noticia es que el Orbitador de Gases de Traza entró en la órbita del Planeta Rojo y allí proseguirá su búsqueda de metano. Anne Carine Vandaele, directora de investigaciones del instrumento Nomad, explica por qué es tan importante:

“En la Tierra, el metano está ligado a la vida, y por lo tanto como hemos descubierto la presencia de metano en Marte, nos hacemos la pregunta de si hay vida en Marte.”

Nicolas Thomas, investigador de la Universidad de Berna, considera que el metano puede aparecer cuando hay actividad volcánica o cuando queda atrapado en el hielo, pero en esos casos nada tiene que ver con los signos de vida que están buscando. Y concluye: “Va a ser muy difícil comprobar que hay vida detrás de esa presencia de gases en la atmósfera.”

“El problema de los registros de la presencia de metano es que son muy divergentes, prosigue Anne Carine Vandaele. Algunos han detectado metano en la zona del ecuador. Y otros en la zona de los polos. Y ese es uno de los problema, pues no queda claro por qué se detecta metano en un momento y en un lugar determinado.”

Por supuesto, la nave espacial, el TGO, está allí para buscar metano. Pero ExoMars es mucho más que eso, puesto que en el año 2020 se enviará un rover que cavará y tomará muestras de la superficie. Jean-Pierre Bibring, investigador del instrumento Micromega, en el Instituto de Astrofísica Espacial, de Orsay.

“ExoMars irá a posarse en algunas de esas regiones con terrenos interesantes. Solo que en la superficie los materiales pueden verse modificados por las partículas del Sol. Así que, por primera vez, la misión ExoMars dispondrá de una perforadora que tomará muestras a dos metros de profundidad, para después traerlas a la superficie, para que podamos analizarlas.”

“Hay zonas en Marte, cuyo origen se remonta a unos cuatro mil millones de años, en las que hemos identificado la presencia de agua que ha modificado los minerales de la superficie. En particular con las arcillas hemos demostrado que de alguna manera son vestigios de lo que ocurrió. Y no está excluído que en esas arcillas, en las que hubo agua porque cayó carbono del cielo, la vida quizá pudo surgir de la misma manera que probablemente surgió en la Tierra.”

Daniil Rodionov, del Instituto Iki de Moscú, y Jorge Vago, de la ESA, son dos de los principales científicos de la misión ExoMars 2020.

Teniendo en cuenta lo sucedido con Schiaparelli, ¿deberá intentarse otra forma de aterrizaje en 2020?

“Creo, que el aterrizaje en 2020 no dependerá tanto de la misión de 2016, aunque las principales tecnologías van a ser más o menos las mismas, considera Daniil Rodionov, del Instituto Iki de Moscú. Sin embargo, el peso del módulo será mucho mayor en 2020. Aparte de eso espero que nuestros colegas europeos averigüen qué es lo que salió mal y nos ayuden a evitar este tipo de problemas en el futuro. En cuanto a los signos de vida, tenemos evidencias suficientes de que podría haber habido vida en Marte en el pasado. Ahora espero que encontremos la prueba real e innegable. Y tengo grandes esperanzas.”

¿Se sabe dónde será exactamente el amartizaje en 2020?

Según Jorge Vago de la ESA, están considerando tres lugares diferentes donde se podría amartizar: “De los tres sitios, dos son enormes zonas muy antiguas de arcilla. Y el tercero es un antiguo río, un poco como el Nilo, con llanuras en las que hubo inundaciones y el agua se desbordó.”

Selección del editor

siguiente artículo
Un paso más en la misión ExoMars

space

Un paso más en la misión ExoMars