Última hora

Miles de cristianos desplazados añoran poder volver a sus casas en Mosul

Mil doscientos remolques idénticos componen el campo de refugiados de Ankawa, en Erbil, capital del kurdistán iraquí.

Leyendo ahora:

Miles de cristianos desplazados añoran poder volver a sus casas en Mosul

Tamaño de texto Aa Aa

Mil doscientos remolques idénticos componen el campo de refugiados de Ankawa, en Erbil, capital del kurdistán iraquí. Aquí viven unos 5.000 cristianos procedentes de Mosul. Los que no lo hicieron antes, huyeron despavoridamente de la ciudad hace dos años, cuando los yihadistas del Dáesh tomaron el control. Ahora anhelan que acaben los combates para poder regresar a casa.

“Estamos muy contentos. Con suerte, podremos volver, porque aquí no estamos cómodos. Nos sentimos atrapados. No hay nada como estar en casa”, afirma Intisar, mientras prepara la comida.

Pasan el día pendientes de las noticias en televisión sobre la batalla de Mosul. Han sufrido y temen volver a sufrir. Saben que el regreso no será fácil y que tal vez las cosas ya no sean nunca más como antes.

“Tenemos miedo de no poder volver a la normalidad cuando se despeje la zona. Dáesh ha estado allí durante dos años. Tal vez haya minas y bombas. Así que por el momento estamos a la espera”, dice Raeda, otra cristiana desplazada.

En este y otros campamentos de Irak se han quedado los que no tenían otro lugar a donde ir o no disponían de dinero y salud suficientes para viajar a otros países o intentar la travesía hacia Europa.