Última hora

Leyendo ahora:

Lucha contra el cambio climático: ¿Una carrera contrarreloj?


entrevista

Lucha contra el cambio climático: ¿Una carrera contrarreloj?

Desde el pasado mes de julio la mexicana Patricia Espinosa es la nueva Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Ministra de Exteriores, embajadora… Más de 30 años de experiencia en relaciones internacionales para afrontar el que se presenta como su mayor desafío: La implementación del ambicioso Acuerdo de París para luchar contra el calentamiento global.

Antes que sea tarde

Marta Gil, euronews: “¿Es la lucha contra el cambio climático una carrera contrarreloj?”

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC:

“Yo diría que es una lucha que requiere acciones urgentes. Eso no significa que sea un proceso en el que vayamos a poder ver resultados inmediatos. Si tenemos en cuenta que la meta actual es que para la segunda mitad de este siglo tengamos un equilibrio en lo que tiene que ver con las emisiones de gases de efecto invernadero que son las que provocan este calentamiento de la atmosfera entonces pues estamos hablando de un plazo más largo, sin embargo esos cambios no se van a dar si no tomamos acciones de manera urgente.”

Marta Gil, euronews:

“Precisamente se ha tardado casi 20 años en llegar a un acuerdo global en la lucha contra el cambio climático y en menos de un año entra en vigor, en vísperas de la próxima cumbre del clima de Marrakech, la segunda semana de noviembre…
Es un acuerdo global, con respecto a lo que fue el Protocolo de Kioto, en el que se ha dejado a los países decidir libremente las políticas a seguir para luchar contra el cambio climático. ¿Esa libertad no puede ser un arma de doble filo?
Quiero decir, ha posibilitado el consenso pero,¿cómo garantizar ahora que los países van a llegar a tiempo de alcanzar esos objetivos, de mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados que estipula París?”

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC:

“El Acuerdo de París está construido sobre la base de que todos los países del mundo están aceptando una responsabilidad en esa lucha contra el cambio climático. Al mismo tiempo el acuerdo de París también estipula que los países deben revisar sus metas para incrementarlas, no se contempla la posibilidad de que puedan reducirlas.”

Marta Gil, euronews:

“Pero no hay ninguna sanción. Si no las reducen o si no llegan a esos objetivos, ¿qué pasa?”

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC:

“Una buena parte de las reglas que rigen la convivencia internacional son reglas que se basan en la buena voluntad y en el interés común de los gobiernos por construir un entorno internacional. Creo que la fuerza del Acuerdo de París tiene que ver también con la amplia movilización que ha provocado a nivel de la sociedad en general, de la empresa privada, de los científicos… o sea que se trata de un movimiento que va más allá de los gobiernos.”

Marta Gil, euronews:

“Entonces, la base de ese acuerdo es la buena voluntad de las partes.”

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC:

“Así es, así es, pero repito, yo quisiera hacer énfasis en este punto. La carta de Naciones Unidas, la Carta de los Derechos Humanos, de los Derechos fundamentales del hombre… todos esos instrumentos que la comunidad internacional ha construido para tener un esquema de convivencia armónica se basan en la voluntad pero además de la voluntad en la convicción de los países de los que se requieren esas reglas.”

Marta Gil, euronews:

“Hablemos entonces de casos concretos… los principales contaminantes. En Estados Unidos, la Ley de Energía Limpia de Obama está en una especie de limbo jurídico hasta las elecciones del 8 de noviembre. El Senado en manos republicanas, el congreso aún por decidir, por no hablar de la presidencia. ¿Qué pasaría si Estados Unidos no llega a cumplir los objetivos o incluso si decidiera salir del acuerdo de París?”

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC:

“Siete de cada diez estadounidenses están a favor de que su país realice acciones contra el cambio climático y muchas empresas estadounidenses están realizando acciones para poder ser más eficientes y orientarse hacia actividades que les garanticen una estabilidad desde el punto de vista de la sostenibilidad.”

Marta Gil, euronews:

“Si pero… la respuesta depende del gobierno…”

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC:

“No solamente porque el gobierno tiene que responder ante sus ciudadanos.”

Marta Gil, euronews:

“¿Se contempla la posibilidad de que una de las partes pueda dejar el acuerdo?”

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC:

“Esa posibilidad, por supuesto, es un derecho soberano de cualquier estado. Cualquier país puede hacerlo y ocurrió con el Protocolo de Kioto, si recordamos. Pero yo lo que veo más bien es una movilización en sentido contrario: además del acuerdo de París, este año hemos tenido dos acuerdos fundamentales que tienen una incidencia directa en este tema. Uno es el de la Organización de la Aviación Civil internacional para reducir las emisiones del sector de la aviación, y otro, en el marco del Protocolo de Montreal, para ir eliminando los hidrofluorocarbonos (HFC), esos gases tan contaminantes que producen un calentamiento global.”

Marta Gil, euronews:

“¿Y qué pasa con China? China, la mayor fábrica de monóxido de carbono a nivel mundial, ha declarado en sus propuestas que hasta el 2030 seguirá aumentando sus emisiones y que será a partir de entonces cuando empiece a reducir. El resto de los países tienen ya metas fijadas para el 2020. ¿Cómo se compagina eso con el Acuerdo de París?”

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC:

“Lo que hace es reconocer que las realidades entre los países son diferentes. China, con la población que tiene y con la configuración de su economía, tiene que definir lo que es realmente viable. En la actualidad hay un gran reconocimiento hacia el gobierno chino, hacia la sociedad china, porque están haciendo un gran esfuerzo para transitar de una economía muy intensa en carbono a una economía baja en carbono. Para un país de las dimensiones de China y con las características de China las metas que están poniendo sobre la mesa son metas ambiciosas.”

Marta Gil, euronews:

“El Acuerdo de París está envuelto en cierto escepticismo y se le reprocha en particular que no haya una fecha para el abandono de los combustibles fósiles, que no se mencionen las energías renovables, que no se especifique el plan para financiar esos 100.000 millones de dólares que hay que recaudar de aquí a 2020 para ayudar a los países en vías de desarrollo…
La próxima cumbre del clima en Marrakech, ¿será la cumbre de la concreción? ¿Será la cumbre que aporte respuestas a todas estas preguntas que han quedado en el aire?”

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC:

“La conferencia de Marrakech está convocada bajo el lema de “implementación y acción”.
En relación con la financiación vamos a ver ya un planteamiento muy específico, muy claro por parte de los países desarrollados. Ahora acaba de concluir una reunión preparatoria de esta conferencia de Marrakech y vemos que estamos ya muy cerca de la meta en términos de trayectorias. Con una trayectoria conservadora se estima que a día de hoy estaría ya vislumbrándose un escenario en donde habría casi 94.000 millones de dólares disponibles para el año 2020.

El Acuerdo de París sí que da un papel fundamental a las energías renovables, a las energías nuevas y renovables y sí habla de manera muy clara y contundente sobre la necesidad de eliminar los subsidios a los combustibles fósiles y de transitar hacia economías bajas en carbono. Eso significa, dada la importancia que tiene el sector energético en cualquier economía, significa ir abandonando los combustibles fósiles como una fuente de energía para ir transitando hacia fuentes renovables.”

Marta Gil, euronews:

“O sea que tenemos una declaración de buenas intenciones que se basa en la buena voluntad de las partes…”

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC:

“Pero es un acuerdo. Quisiera insistir en que el Acuerdo de París sí tiene una fuerza legal, sí tiene un carácter obligatorio para los estados. Claro que no hay un tribunal que esté vigilando exactamente cómo va a implementarse ese acuerdo. Todos los estados nos estaremos vigilando mutuamente, todos estaremos evaluando como va ese progreso. Y si es un acuerdo que tiene fuerza legal.”

entrevista

James Nachtwey, fotógrafo contra la guerra, premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades