Última hora

Leyendo ahora:

2016: Año Olímpico


review

2016: Año Olímpico

Por primera vez en la historia, América del Sur acogió unos Juegos Olímpicos. La ciudad elegida fue Río de Janeiro.

Y como cada cuatro años, todas las miradas se centraron en la competición deportiva más importante del planeta, pero durante los meses, e incluso los días previos a los Juegos Olímpicos, se generó una gran controversia.

Y es que la cita olímpica coincidió con un periodo turbulento en Brasil, un país inmerso en una grave crisis política, económica, social y sanitaria. Entre los frentes abiertos estaban el zika, la delincuencia, las obras sin terminar y la inflación.

Los problemas de transporte, seguridad y obras atrasadas protagonizaron los momentos previos a la inauguración de la mayor fiesta del deporte en Río de Janeiro.

Solo faltaba un ingrediente más para sembrar el caos y lo puso Rusia con su escándalo de dopaje. En los Juegos Olímpicos no iban a participar los atletas rusos, excluidos por la Federación Internacional de Atletismo tras revelarse pruebas que demostraban la existencia de un sistema de dopaje encubierto por el gobierno del país.

Un grupo de atletas entre los que se encontraba la ganadora del Premio Príncipe de Asturias Yelena Isinbayeva, acudió al Tribunal de Arbitraje Deportivo para intentar participar en los Juegos, pero el TAS no les dio la razón y finalmente no pudimos verlos competir en Rio de Janiero.

El 2016 será recordado por muchos motivos, pero uno de los más importantes a nivel deportivo será porque este fue el año del adiós de Michael Phelps. El “Tiburón de Baltimore” protagonizó su retirada olímpica en Río de Janeiro con seis medallas: cinco oros y una plata. Tras los Juegos de Londres había anunciado su retiro de la natación, pero no mantuvo mucho tiempo esa decisión.

El astro estadounidense de la piscina tenía que volver para marcharse con 23 metales olímpicos y convertirse en el deportista más laureado en la historia reciente de los Juegos.

2016, el año del adiós a una leyenda olímpica. “El Tiburón de Baltimore”, Michael Phelps.

Si la natación tuvo un nombre propio en los Juegos, el atletismo no iba a ser menos: Usain Bolt. En Río de Janeiro el jamaicano se convirtió en el único velocista de la historia capaz de firmar un triple-triple. Es decir, medallas de oro en las categorías de 100 metros, 200 metros y en relevo de 4×100 metros en tres Juegos Olímpicos consecutivos.

En total 9 metales acumulados en Pekín, Londres y Río de Janeiro que le han permitido autoproclamarse como el más grande del tartán. Sin duda, es una de las leyendas del atletismo y uno de los nombres propios de la historia del olimpismo.

Y no salimos de la pista para hablar de nuestra próxima estrella. Quizá la gran hazaña de Bolt hizo que la gesta de Allyson Felix pasara desapercibida, pero la estadounidense se convirtió en la primera mujer en la historia del atletismo en colgarse seis medallas de oro olímpicas. Lo logró tras imponerse en las pruebas de relevos de 4×100 y 4×400 metros. Además en Río de Janeiro, la americana ganó la plata en los 400 metros lisos.
Así Allyson Felix suma un total de nueve metales olímpicos en su destacado palmarés.

Otra de las protagonistas en Río de Janeiro fue la también estadounidense Simone Biles. Con cinco metales a sus 19 años, revolucionó el mundo de la gimnasia artística. Concluyó su participación en Río con cuatro oros en las pruebas de suelo, salto, general individual y general por equipos, algo que ninguna mujer de Estados Unidos había conseguido hasta ahora. Además ganó el bronce en barra de equilibrio.

Con deportistas de este calibre, no es de extrañar que los norteamericanos mandaran en el medallero de los Juegos Olímpicos 2016 con un total de 121 metales. Pero también cabe destacar la actuación del segundo mejor: el equipo de Gran Bretaña. Los organizadores de los Juegos de 2012 se marcharon a casa con 67 medallas: 27 oros, 23 platas y 17 bronces.

Si Bolt se llevó el triple-triple, el doble-doble en atletismo fue para el británico Mo Farah. El atleta se hizo leyenda en Río de Janeiro con un doblete histórico al imponerse en las pruebas de 5000 y 10.000 metros.

Es el deporte rey de Brasil y en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, la selección que inventó el “juego bonito” no se podía permitir otro “maracanazo”. El combinado liderado por Neymar no solo cumplió, sino que además saldó una deuda histórica tomándose la revancha de aquel humillante 7-1 en las semifinales del Mundial ante Alemania. Tuvieron que esperar a los penaltis, pero la selección de fútbol de Brasil se colgó su primera medalla de oro olímpica en sus Juegos.

También hizo historia para su país Majlinda Kelmendi. La yudoca otorgó a Kosovo su primera medalla en unos Juegos Olímpicos La joven nación balcánica no fue reconocida por el COI hasta el año 2014 y precisamente Kelmendi fue la abanderada de Kosovo en la ceremonia inaugural. Con su oro cumplió un sueño, pues había rechazado ofertas millonarias de otros países porque según afirmó después, quería lucir su bandera y escuchar su himno.

Respeto, amistad, trabajo en equipo, convivencia, compañerismo…estos son solo algunos de los valores del deporte y en estos Juegos Olímpicos estuvieron representados por el primer equipo de refugiados de la historia. Aunque no obtuvieron grandes resultados, al menos durante unas semanas para ellos no hubo fronteras, ni abusos, ni pateras, ni alambrados. Sólo esperanza y sueños de oro, plata y bronce.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

review

No Comment 2016: Tradiciones religiosas