Última hora

Leyendo ahora:

Europa contra la contaminación


internacionales

Europa contra la contaminación

Francia, Italia, Reino Unido, España, Bosnia y Herzegovina…todos estos grandes y pequeños países se enfrentan a la misma amenaza: la contaminación atmosférica.

Según la Organización Mundial de la Salud, se trata del factor ambiental más perjudicial para nuestra salud.

La Agencia Europea de Medio Ambiente asegura que casi el 90% de la población urbana en Europa está expuesta a concentraciones de contaminantes a niveles que se consideran nocivos para nuestra salud.

La razón de dicha contaminación está en las micropartículas.

“Este aumento de la contaminación se debe, por un lado, al aumento de las emisiones causadas por las temperaturas más frescas”, nos cuenta Lionel Guiseppin, metereólogo, “porque esto hace que se use más la calefacción. Además, por supuesto, hay otras fuentes de contaminación, como son el tráfico o las fábricas, las cuales crean una acumulación de la polución”.
´

La Unión Europea trata de encontrar soluciones a este peligro mortal. La directiva de Techos Nacionales de Emisión ha impuesto límites de emisión en cuatro de los principales contaminantes, a saber: los óxidos de nitrógeno, el dióxido de azufre, compuestos orgánicos volátiles distintos del metano y amoníaco.

También está previsto limitar por primera vez la concentraciones ambientales de particulas finas, presentes en la atmósfera y que reducen la esperanza de vida en la Unión Europea en más de ocho meses.

A nivel nacional cada país está tomando ya medidas de urgencia para reducir la contaminación atmosférica. En muchas ciudades, especialmente en Francia, se ha reducido la velocidad máxima por las calles de 50 a 30 kilómetros por hora. El objetivo no es otro que incentivar el uso de la bicicleta o de los trayectos a pie. En Madrid, se restringe el aparcamiento por el centro en determinados días dependiendo del nivel de polución.

La famosa medida de ir alternando el tráfico en función de la matrícula del vehículo ha solucionado algunos problemas, pero también ha generado otros:

“Creo que es algo bueno, pero a la vez es una pena porque mucha gente, por aquello de que es gratis, deja su coche y se mueve en metro, llenando completamente los vagones”, nos dice una usuaria. “No hay prácticamente espacio en los trenes, es una pena”.

Otra de las soluciones propuestas por las autoridades ha sido la de prohibir la circulación a los vehículos más contaminantes. Cualquier violación de esta norma conlleva una fuerte sanción. En Alemania las multas pueden alcanzar los 40 euros, además de la retirada de un punto en el carnet de conducir. En Suecia la sanción puede llegar hasta 113 euros. Pero nada comparado con Londres, donde se penaliza con hasta 1200 euros el circular con un vehículo muy contaminante.

A la espera de que estas soluciones muestren de veras sus efectos positivos, muchos ciudadanos ya toman medidas. Y es que las máscaras van invadiendo, sin prisa pero sin pausa, las principales ciudades europeas.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Afganistan

Niloofar Rahmani, primera piloto militar afgana: de heroína a traidora