Última hora

Mário Soares, el político por antonomasia

Era el político más popular de Portugal, admirado por sus pares tanto a la derecha como a la izquierda.

Leyendo ahora:

Mário Soares, el político por antonomasia

Tamaño de texto Aa Aa

Era el político más popular de Portugal, admirado por sus pares tanto a la derecha como a la izquierda. El expresidente socialista Mário Soares, marcó la historia política portuguesa durante cuatro décadas.

El líder socialista volvió a su país justo después de la revolución de los claveles, de abril de 1974. Exiliado en Francia, el opositor a la dictadura de Salazar que le encarceló tres años, se convirtió en una figura clave de la transición democrática. Participó en el primer Gobierno provisional y en la asamblea encargada de redactar la Constitución. Se convirtió en primer ministro tras las primeras elecciones democráticas en 1976.

Nacido en 1924 en Lisboa, Mário Soares era abogado. Como tal defendió a muchos opositores a la dictadura. Casado con Maria Barroso y padre de dos hijos, fue ministro de Exteriores y tres veces primer ministro.

Artífice de la adhesión de Portugal a la Comunidad Económica Europea en 1985, Mário Soares ganó por primera vez las presidenciales en 1986.
Con cuotas de popularidad intactas, en 1991 fue reelegido para un segundo mandato de cinco años. Su prestigio traspasó las fronteras de Portugal; obtuvo decenas de premios, como el premio europeo Robert Schuman.

En 2006, diez años después de haberse retirado de la política y con 81 años, se presentó de nuevo a las presidenciales, pero en aquella ocasión, los portugueses le dieron la espalda.

Soares se convirtió entonces en un líder de opinión. En 2011, denunció los monstruos de nuestro tiempo “El predominio de la economía y de los negocios sobre la politica; es una tragedia para cualquier país o grupo de países. Creo que la Unión Europea vive actualmente su mayor crisis. Todo el mundo ha comprendido que si seguimos por este camino, Europa no tendrá futuro en el mundo.”

Comprometido hasta el final en la lucha por la democracia, asistió en la alcaldía de Lisboa al minuto de silencio en solidaridad con las víctimas del ataque contra Charlie Hebdo en enero de 2015.