Última hora

Última hora

Conozca a los Trump

Repasamos la vida familiar del próximo inquilino de la Casa Blanca. Donald Trump se ha casado tres veces y tiene cinco hijos. Algunos de ellos, o sus parejas, jugarán un papel crucial en la próxima ad

Leyendo ahora:

Conozca a los Trump

Tamaño de texto Aa Aa

Donald Trump se convirtió en un hombre de familia en 1977, cuando se casó con su primera mujer, Ivana, una antigua esquiadora olímpica de la extinta Checoslovaquia. Juntos tuvieron tres hijos: Donald Jr, Ivanka y Eric. Donald e Ivana estuvieron juntos 15 años antes de protagonizar un mediático divorcio en 1992.

Punto de vista

""Soy un padre genial y un marido no tan genial, pero adoro a mi familia""

Donald Trump Presidente electo de Estados Unidos

Al año siguiente se casó con Marla Maples y poco más tarde nació su hija Tiffany. Ese matrimonio duraría seis años, hasta 1999. En 2005 Trump volvió a pasar por el altar; esta vez con la modelo eslovena Melania Knauss. “Siempre he dicho que soy un padre genial. Y un marido algo menos genial”, bromeaba durante una entrevista con Oprah Winfrey. “Adoro a mi familia”, concluía.

Este es un retrato de los familiares más cercanos del hombre que dirigirá la Casa Blanca durante los próximos cuatro años. Algunos serán incluso consejeros de la máxima confianza.

Melania Trump

La tercera mujer de Trump nació en 1970, su apellido de soltera es Knauss. Antes de contraer matrimonio fue modelo y es la madre del benjamín de la familia, Barron Trump. Encontró a Donald en 1998 en el Kit Kat Club de Nueva York, pero rompieron dos años después, cuando el magnate se planteó presentarse a las presidenciales del año 2000. Meses más tarde recuperaron el contacto y en 2004 se comprometieron. Tiene su propia línea de joyería y de cosmética.

Durante la mayor parte de la campaña ha estado en un discreto segundo plano. Fue blanco de feroces críticas por plagiar un discurso de Michelle Obama durante la Convención Republicana el pasado mes de julio. Su popularidad sufrió, porque además no cuenta con el carisma de la primera dama saliente.

Aún no está claro qué papel va a jugar Melania en la nueva administración, aunque confiesa que su referente es Jackie Kennedy. Según sus propias palabras quiere ser una primera dama “tradicional” y ha prometido emplearse a fondo para erradicar el acoso en internet y ayudar a las mujeres en precariedad económica.

Melania cree que su matrimonio con Donald funciona porque hay un “respeto mutuo”. “Yo siempre le doy mi opinión y a veces él me hace caso y otras no. ¿Estamos siempre de acuerdo? No. Y creo que eso es saludable para nuestra relación. No soy una persona que dice sí a todo”, contaba hace poco en Harper’s Bazaar. “No quiero cambiarle y él tampoco pretende cambiarme a mí”, concluía.

A través de los años, Melania asegura haber comprendido lo que su marido espera de ella. “Para estar casada con Donald hay que ser muy inteligente y muy rápida pensando. Y muy independiente en cierto modo”, le dijo a Oprah.

Donald Trump Jr. y Eric

El mayor de los hijos de Trump, Donald Jr, nació en 1977 y Eric, en 1984. Ambos se dedican a los negocios familiares y hasta ahora eran vicepresidentes ejecutivos de la Trump Organization junto a su hermana Ivanka. Durante el madato de su padre, tomarán las riendas del imperio familiar en Nueva York.

Técnicamente, en los próximos cuatro años, no deberían consultar a su padre para dirigir la compañía, aunque nadie lo puede controlar. La negativa de Trump a desligarse completamente de sus negocios está siendo analizada por un organismo de control ético.

Don Jr. dice que él y sus hermanos evitaron convertirse en carnaza para la prensa del corazón a base de trabajar muy duro en los negocios de su padre. “Estoy seguro”, le decía a la revista Forbes, “de que soy el único hijo de multimillonario que sabe conducir una excavadora Caterpillar D10 mejor que un carrito de golf”. Donald Jr y su mujer Vanessa tienen cinco hijos.

Eric por su parte está casado con la productora de la CBS Lara Yunaska. Y no ha encajado del todo bien el hecho de tener que desvincularse de su fundación para evitar incurrir en un conflicto de intereses.

Ambos hermanos protagonizaron una desagradable polémica tras colgar en internet varias fotografías con sus trofeos de caza tras un safari Zimbabue.

Ivanka Trump

La hija mayor de Trump nació en 1981 y se trasladará a Washington cuando su padre asuma la presidencia. Los analistas coinciden en que Ivanka desempeñará un papel en la nueva administración. Es empresaria, madre de tres hijos y la favorita del futuro presidente.

Oficialmente no tiene ningún cargo asignado, pero su marido Jared ha sido escogido como asesor de la Casa Blanca. El matrimonio residirá en el exclusivo barrio de Kalorama. Y tendrá a los Obama de vecinos.

Durante la campaña, Ivanka fue una figura clave, dirigiéndose al electorado femenino y haciendo suyas reivindicaciones que hasta ahora parecían reservadas a los demócratas, como la igualdad de salario entre sexos o una educación económicamente abordable para todas las familias. Al igual que sus hermanos, ha sido criticada por un posible conflicto de intereses

Lo más probable es que, una vez su padre ocupe el despacho oval, Ivanka dimita como vicepresidenta de la Trump Organization y deje en otras manos el resto de sus negocios: una firma de moda y una línea de perfumes y bolsos.

En 2009 se convirtió al judaísmo para casarse con Jared Kushner y asegura que cocina en Shabbat para toda la familia.

Jared Kushner

Es el marido de Ivanka. Tiene 36 años, cara de niño y ha experimentado un ascenso meteórico en los negocios. Será además uno de los hombres fuertes del futuro gobierno de su suegro.

Kushner será la mano derecha del presidente en política exterior sobre Oriente Próximo. Es tal la confianza que Trump ha depositado en él que espera incluso que desbloquee la situación entre israelíes y palestinos para lograr la paz. Es nieto de un judío ortodoxo que sobrevivió al Holocausto y, según su abogado, se desprenderá de “activos sustanciales” para borrar cualquier conflicto de intereses. Los que le conocen aseguran que ejerce sobre Trump un efecto calmante y se le considera el cerebro de la campaña que ha llevado al magnate neoyorquino hasta lo más alto. Es discreto y tremendamente leal. Cuando su padre fue encarcelado por varios delitos de evasión fiscal, manipulación de testigos y financiación ilegal de campañas, Jared trasladó el negocio inmobiliario familiar a Manhattan.

Tiffany Trump

Es la más desconocida de los hijos del persidente. Su madre es Marla Maples, la segunda mujer de Donald Trump. Tiffany, que fue bautizada con ese nombre en recuerdo de la mítica joyería de Manhattan, ha crecido lejos de los focos que siempre han perseguido a su familia. Y durante años sólo veía a su padre ocasionalmente, ya que vivía en Los Ángeles con su madre hasta que terminó el instituto.

Tiffany nunca echó de menos la popularidad. “Fue estupendo crecer como un adolescente más, sin sentirme vigilada por la prensa como le ocurría a mis hermanos en Nueva York”, decía hace poco.

En 2016 se graduó por la Universidad de Pensilvania, donde también estudió su padre y donde ha obtenido la titulación de Sociología y Estudios Urbanísticos. El gran público la conoció cuando se dirigió a la Convención Republicana reunida en Cleveland en 2016.

En su discurso, Tiffany explotó sus carencias para convertirlas en puntos fuertes: “Cuando me gradué en la universidad hace un par de meses”, recordaba, “jamás pensé que estaría aquí esta noche dirigiéndome a toda la nación. He hablado en público varias veces frente a mis compañeros de clase, pero nunca lo había hecho ante una audiencia de 10 millones de personas”.

Barron Trump

Es el único hijo que Donald Trump ha tenido con Melania. Tiene diez años y vive en la mansión familiar de Nueva York. Ha crecido rodeado de lujo, pero según su madre “no es ni mimado ni repipi, aunque a veces le guste ponerse una corbata como a su papi”.

Sus padres lo han mantenido relativamente al margen de la campaña electoral para que se centrara en los estudios que realiza en una prestigiosa escuela privada. Barron se quedará en Nueva York con su madre hasta que termine el curso escolar. Luego se convertirá en el primer chico preadolescente que vive en la Casa Blanca desde John F. Kennedy Jr.