Última hora

Cascada de ausencias, crece el boicot a la investidura de Trump

La ceremonia de investidura del presidente de Estados Unidos es un ritual milimétricamente planificado.

Leyendo ahora:

Cascada de ausencias, crece el boicot a la investidura de Trump

Tamaño de texto Aa Aa

La ceremonia de investidura del presidente de Estados Unidos es un ritual milimétricamente planificado. No en vano es un acontecimiento para la unidad y la exaltación patriótica. En esta ocasión, pese a los ensayos y preparativos para acoger a unas 800.000 personas en Washington, la investidura de Donald Trump como cuadragésimo quinto presidente podría quedar deslucida por las ausencias en cadena.

De entrada, la del histórico líder del Movimiento por los derechos civiles el demócrata John Lewis. No asistirá al considerar la elección de Trump como “ilegítima” por la injerencia rusa en la campaña. Lewis siempre había asistido a la investidura presidencial desde que hace tres décadas fuera elegido congresista por Georgia.

Pero no es el único. Según el Washington Post, unos sesenta parlamentarios del Partido Demócrata han anunciado que no asistirán. Como el representante por Arizona, Rubén Gallego, o el puertorriqueño José Enrique Serrano, electo por el estado de Nueva York.

Todos tienen sus motivos: el ataque de Trump contra Lewis, sus exabruptos, el caso del espionaje ruso, por puro patriotismo o simplemente porque consideran que no es más que una pérdida de tiempo.

También el mundo del espectáculo ha decidido boicotear la investidura del magnate inmobiliario y estrella de la telerealidad por sus ataques contra los inmigrantes, especialmente contra los de origen latino, y los musulmanes.

Muchos artistas han protestado por el uso de sus canciones en los mítines de Trump. Su equipo ha tanteado a figuras como el tenor italiano Andrea Bocelli, la leyenda del country Garth Brooks, el británico Elton John, el rapero Ice-T, el grupo Kiss, o la canadiense Céline Dion.

Todos han dicho que “no”.

En diciembre, el multimillonario manifestó en su cuenta de Twitter que las celebridades le suplicaban poder participar en los bailes y festejos que tradicionalmente acompañan a la investidura.

Todo eso reconociendo que una mayoría aplastante de los artistas habían apoyado a su rival Hillary Clinton.