Última hora

¿Héroes o traidores? Manning, Assange, Snowden

Sus estatuas, expuestas durante los dos últimos años en varias ciudades europeas, forman parte de un proyecto artístico, una iniciativa a favor del coraje y la libertad de…

Leyendo ahora:

¿Héroes o traidores? Manning, Assange, Snowden

Tamaño de texto Aa Aa

Sus estatuas, expuestas durante los dos últimos años en varias ciudades europeas, forman parte de un proyecto artístico, una iniciativa a favor del coraje y la libertad de expresión.

Chelsea Manning que sirvió como analista de inteligencia en una unidad del Ejército estadounidense en Iraq, filtró más de 700.000 documentos oficiales a WikiLeaks.

Un tribunal militar la condenó a 35 años de cárcel por delitos de espionaje, robo y fraude informático. Una pena ahora conmutada por Obama.

Una victoria dicen desde WikiLeaks, el portal que publica información confidencial sensible desde hace una década pero que gracias a los documentos de Manning llenó las primeras páginas de la prensa mundial.

El vídeo de un helicóptero estadounidense atacando a un grupo de civiles en Iraq provocó una ola de indignación sin precedentes.

Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, fue el encargado de mostrar las imágenes. Su vida transcurre ahora entre las paredes de la embajada de Ecuador en Londres porque corre el riesgo de ser extraditado a Estados Unidos. Sus detractores dicen que no busca más que publicidad, para sus partidarios es un defensor de las libertades.

“Hemos visto que hay aproximadamente 15.000 casos, jamás documentados ni conocidos con anterioridad, de civiles asesinados por la violencia en Iraq”, señaló Assange.

Como Assange, el exagente de los servicios secretos estadounidenses Edward Snowden, vive en el exilio, en su caso en Rusia. Sus filtraciones sacaron a la luz un sin fin de correos electrónicos y llamadas telefónicas interceptadas por la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA).

“Si no podemos entender las políticas y los programas de nuestro gobierno no podemos dar nuestro consentimiento a sus operaciones”, explicó Snowden desde Moscú.

Héroes para unos, traidores para otros, aunque no hay duda de que las filtraciones forzaron una reforma legislativa histórica para reducir los poderes de la NSA. Todo mientras las grandes multinacionales que operan en la red han encriptado sus servidores para proteger los datos- de millones de usuarios de los gobiernos.