Última hora

Leyendo ahora:

Túnez se debate entre aceptar o no a miles de jóvenes que marcharon a Siria, Libia o Irak.


Túnez

Túnez se debate entre aceptar o no a miles de jóvenes que marcharon a Siria, Libia o Irak.

Túnez, que ha vivido sangrientos atentados en su suelo, se debate entre aceptar o no a miles de jóvenes que marcharon a Siria, Libia o Irak.

Ahora que Dáesh está sufriendo derrotas en el frente, entre tres mil y seis mil jóvenes tunecinos, esperan volver a casa. ¿Pero son una amenaza para el país?

Algunos abrazaron el yihadismo, otros como Mohammed, marcharon con la intención de ayudar a los civiles. El vio cómo mataban a dos amigos suyos y terminó en prisión en Siria.

Rabia Farjallah, madre de Mohammed Bel Hadj Amor dice: “Mi hijo sigue siendo el mismo de antes. Quiere volver a Túnez, ganar dinero y ayudar a su familia. Quiere vivir conmigo. Se hundió cuando supo que su padre había muerto. Todavía es jóven. Se aprovecharon de él. Quiero que vuelva.”

La última vez que supieron de él fue el 15 de enero. Les llamó diciéndoles que había sido liberado y salía de la cárcel de Damasco sin conocer su destino.

La sociedad tunecina está dividida. Los que se oponen a que regresen arguyen que no quieren extremistas que supongan una amenaza. Bouethina Chihi Ezzine, organizadora de las manifestaciones contra el retorno dice que entienden “perfectamente los sentimientos de las madres que están esperando ansiosamente el regreso de sus hijos. Lo entendemos y estamos con ellas. Pero no podemos estar de acuerdo con el regreso de terroristas. No podemos”.

Para el responsable de la asociación de rescate para tunecinos atrapados en el extranjero (RATT)” no hay que hacer amalgamas.
Mohammed Iqbel asegura que “hay terroristas, hay inocentes, hay reclutas. Creemos – dice – que es importante hacer la distinción. Nosotros somos una asociación no hablamos de terroristas, no les defendemos.”

Chafik Hajji, el director general de asuntos consulares del Ministerio de Asuntos Exteriores explica que: “El artículo 25 de la Constitución tunecina estipula que está prohibido privar a un tunecino de su nacionalidad e impedirle que regrese al país. Por consiguiente tratamos este asunto con toda la seriedad y la responsabilidad que se merece y,como he dicho, el sistema legal tiene la última palabra.”

Los casos como el de Mohamed son aún más complejos porque no hay relaciones diplomáticas ni jurídicas entre Túnez y Siria. Ridha Raddaoui, del centro tunecino de estudio del terrorismo advierte que se “va a juzgar a la gente sin poder tener sus expedientes, sobre delitos que no sabemos quién cometió, qué hicieron en territorio sirio. No tenemos sus informes.”

Se calcula que cerca de 800 tunecinos han vuelto, muchos otros siguen atrapados en un limbo diplomático y legal en el extranjero.

ALL VIEWS

Teclear para averiguar