Última hora

Última hora

Holanda: el "efecto Wilders"

La campaña electoral en Holanda está en pleno auge; con el 15 de marzo a la vuelta de la esquina, los líderes de los principales partidos multiplican sus apariciones públicas sin escatimar esfuerzos,

Leyendo ahora:

Holanda: el "efecto Wilders"

Tamaño de texto Aa Aa

La campaña electoral en Holanda está en pleno auge; con el 15 de marzo a la vuelta de la esquina, los líderes de los principales partidos multiplican sus apariciones públicas sin escatimar esfuerzos, ya que tres de cada cuatro votantes todavía no han decidido por quién lo harán.
Aunque el resultado sigue abierto, el conservador Partido Popular para la Libertad y la Democracia del primer ministro, Mark Rutte ostenta una ligera ventaja: “Por ahora encabezamos los sondeos, pero seguimos teniendo al Partido de la Libertad de Geert Wilders pisándonos los talones. Sigue habiendo riesgo de que gane, lo que sería una pésima noticia. Lucharé con todas mis fuerzas para que mi partido sea el más votado.”

La propuesta antieuropeísta y antimigratoria que lidera Geert Wilders ha calado en un electorado normalmente liberal pero decepcionado con los partidos tradicionales. Cerrar las fronteras a todos los refugiados, cerrar mezquitas y prohibir el Corán, son algunas de las medidas incluidas en su programa para desislamizar Holanda:

Geert Wilders, líder del Partido de la Libertad (PVV): “El Corán es un libro lleno de odio y violencia, y con más antisemitismo que el mismo “Mi lucha”, de Hitler, así que también lo prohibiría en Holanda… creo que el Islam puede aparecer como una religión, tiene un libro sagrado, templos, imames, pero en realidad no es una religión sino una ideología… a los niños pequeños en Holanda que lo que quieren es integrarse, tener amigos holandeses, y tener una vida normal en esta sociedad, no debería dárseles la posibilidad ir a una escuela islámica y crecer y ser educados en la intolerancia, el odio y la violencia. Creo que a algo que es más una ideología que una religión no debe concedérsele derechos constitucionales.”

Siempre según las encuestas, el partido de Wilders duplicará sus escaños en el Parlamento. Con cerca de 17 millones de habitantes, el porcentaje de población musulmana en Holanda ronda el 5%. Las políticas multiculturales no han conseguido evitar la profunda crisis del modelo de integración holandés.

“Personalmente, afirma Dounia Jari, una joven musulmana, no tengo miedo por mí misma, pero sí por otros, porque el odio que propaga Wilders puede hacer que la gente se ciegue, deje de escucharse y se divida.”

Según muchos analistas, también la economía es un factor determinante en ese rechazo a los partidos tradicionales; la austeridad impuesta por Bruselas durante el mandato de Rutte ha golpeado especialmente a los holandeses de ingresos medios y bajos.
Maurice de Hond, analista: “Los estudios muestran que hay una parte de la población bastante pesimista acerca de su futuro financiero; entre el 30 y el 35% de la población holandesa, generalmente sin estudios superiores, es favorable a un partido como el de Wilders”.

Estas elecciones serán las primeras de las tres que tendrán lugar en la UE este año; al igual que los comicios de Francia en abril y en Alemania en septiembre, serán el mejor termómetro del auge del populismo en Europa.